05 jun 2020

Ir a contenido

EXPOSICIÓN . LOS 'DESASTRES' DEL DINERO

Billetes para la denuncia

MÒNICA TUDELA / Barcelona

Carlos Aires expone ’This is not just fucking business’ en la Galería ADN. / MÒNICA TUDELA

El dinero se puede gastar, se puede ahorrar, dejar en herencia, malgastar, envidiar o robar. Y también se puede crear arte con él. Todo depende de las manos en las que caiga. Un buen puñado de billetes de países de todo el mundo han sido el objeto de trabajo e inspiración de Carlos Aires (Ronda, Málaga, 1974) y el artista y fotógrafo ha decidido usarlos en la serie Desastres para denunciar situaciones de conflicto que viven muchos países.

En un corta y pega de monedas aparentemente sencillo, Aires «recorta los billetes de verdad siguiendo formas de imágenes extraídas de internet o de los medios de comunicación. Es una yuxtaposición de imágenes reales, inscritas dentro de las monedas, que contrastan con la imagen que aparece en el billete», explica Susanna Corchia, una de las responsables de ADN Galería, la sala que acoge la muestra This is not just fucking business (Esto no es solo un jodido negocio). «La obra, además, quiere ser un acto de rebeldía contra el valor ficticio que tradicionalmente se atribuye a un trozo de papel», añade Corchia.

Desastres es una serie que Carlos Aires empezó en el 2013 y en la que aún trabaja. ADN Galería expone 50 de estos billetes manipulados de países donde se viven conflictos o han sucedido catástrofes o desastres (de ahí el nombre del trabajo). La imagen elegida para superponer al billete tiene que ver con el conflicto que vive el país. Billetes de Siria, Marruecos, Estados Unidos, Cuba, Rusia, Líbano e Irán, por citar solo unos ejemplos, pueden encontrarse en una muestra en la que, sin embargo, no hay euros. «Nuestra moneda no está, no porque nosotros no vivamos desastres que denunciar, sino porque el artista ya hizo una serie anterior utilizando solamente euros», aclara Corchia.

Además de este trabajo, la galería expone otras obras del autor realizadas con dólares y una instalación consistente en un suelo de madera construido con restos de pateras y barcos abandonados en la costa de Cádiz. «Aires ha recogido la madera que estaba en el mar para construir un parquet, que es el típico suelo de casa burguesa, usando un material que tiene una historia cargada de drama», explica la responsable de la galería. Esta pieza se llama Mar Negro y va acompañada de un documental. La exposición puede verse hasta el 30 de abril. Gratuito.