El RACC pide cambios en la Gran Via entre Balmes y plaza de Espanya

Propone que justo al salir del túnel de plaza de Espanya los vehículos privados puedan acceder al lateral mar

1
Se lee en minutos

El Reial Automòbil Club de Catalunya (RACC) ha presentado este jueves un estudio donde insta al Ayuntamiento de Barcelona a introducir cambios en la circulación de la Gran Via entre la plaza de Espanya y la calle de Balmes para reducir la duración del trayecto por parte de los vehículos privados, tras las modificaciones que se hicieron en esta calle con la puesta en marcha de las nuevas líneas de autobús rápido.

En rueda de prensa, el director de la Fundació RACC, Miquel Nadal, y el responsable técnico de esta fundación, Lluís Puerto, han explicado que con esta reforma, el tronco central de la Gran Via entre plaza de Espanya y Balmes ha pasado de tener un carril para autobús y taxi a dos, y los carriles para vehículos privados han pasado de cuatro a tres.

También se han prohibido dos giros a la izquierda en las calles de Calàbria y Casanova, lo que dificulta el acceso a varios aparcamientos privados situados en la acera montaña, y en consecuencia, estos negocios han visto que se reducía el número de usuarios.

Otra de las reformas que se han hecho es en la calzada lateral del lado mar, que ha pasado a tener dos carriles de circulación y no uno, ya que se ha eliminado el que se destinaba a carga y descarga y aparcamiento.

Noticias relacionadas

El estudio del RACC propone que justo al salir del túnel de plaza de Espanya, los vehículos privados puedan acceder al lateral mar para aprovechar mejor su capacidad, ya que aprecia que a día de hoy está infrautilizado.

Por ello, reclama la construcción de un acceso que haga posible desplazarse del tronco central a los carriles laterales entre las calles Llançà y Vilamarí --justo a la salida del túnel de plaza de Espanya--, desplazar el carril bici que allí se ubica y destinar más áreas de carga y descarga en las calles perpendiculares a la Gran Via.