El pleno de Barcelona rechaza los presupuestos y aboca a Trias a una cuestión de confianza

La resolución, ya esperada, se ha tomado tras casi tres horas de debate

Se lee en minutos

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado este viernes los presupuestos del 2014 con los votos de PSC, PPC e ICV-EUiA, que suman 25 regidores. Solo han apoyado a las cuentas CiU y Unitat per Barcelona, a pesar de que Jordi Portabella no ha participado en la votación. Esta decisión aboca el alcalde Xavier Trias a una cuestión de confianza, el mecanismo que ha escogido el gobierno para poder aprobar las cuentas en minoría.

 Los grupos contrarios a las cuentas tendrán ahora un mes para proponer un candidato alternativo a Trias, y si no lo hacen, los presupuestos quedarán aprobados automáticamente. Es la primera vez que un alcalde de Barcelona recurre a esta previsión legal.

Trias ha admitido que la cuestión de confianza no es la decisión que a él le gustaría tomar. "Me sabe mal, pero no podemos permitir que esta ciudad no vaya adelante", ha añadido. Trias ha indicado que el hecho que CiU no tenga mayoría lo obliga a entenderse con la oposición, pero también debe de haber un esfuerzo por parte del resto de partidos.

La resolución, ya esperada, se ha tomado tras casi tres horas de debate ya que la intervención del alcalde al final de los 80 minutos previstos ha reabierto los turnos.

Noticias relacionadas

Un total de 14 concejales (los de CiU y Joan Laporta (UpB) han votado a favor del proyecto del presupuesto municipal para el año próximo, pero 25 (PSC, PP e ICV-EUIA) han votado en contra, con lo que los presupuestos han sido rechazados.

La anécdota se ha producido en el momento de la votación, que en este caso era nominal, ya que a pesar de haber defendido de forma apasionada el voto favorable por parte del grupo de Unitat per Barcelona, su concejal Jordi Portabella no ha votado ya que se había ausentado de la sala por "necesidades fisiológicas", según ha explicado al expresar sus disculpas al pleno.