Ir a contenido

BCN impulsa el riego inteligente con datos de satélites y sensores

Una prueba piloto en el Turó Park ha logrado un ahorro de agua del 35%

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

Un sistema de riego inteligente que emplea datos procedentes de sensores de humedad en el suelo, estaciones meteorológicas e imágenes por satélite, todo ello procesado por ordenador, ha logrado reducir el consumo de agua en un 35% en una prueba piloto desarrollada desde el pasado junio en el Turó Park de Barcelona. La tierra no está encharcada ni tampoco agrietada por la sequía, sino en su justo equilibrio. La iniciativa la ha puesto en marcha la empresa Abertis en colaboración con el ayuntamiento.

Muchos parques de Barcelona se riegan –y buena parte con agua del acuífero subterráneo– mediante aspersores que han sido programados para activarse en un horario predeterminado. Con el nuevo sistema, los aspersores se cierran automáticamente si se detecta que el suelo está muy húmedo o, en un caso extremo, tampoco se activan si la previsión meteorológica indica que lloverá mucho en las próximas horas, pone como ejemplos Raúl González, responsable de Smart Cities (ciudades inteligentes) de Abertis Telecom. El riego inteligente también permite detectar averías en el suministro, como aspersores que dejan de funcionar súbitamente.

>> Lea la información completa sobre el sistema de riego en el Turó Park en e-Periódico.