El parque más tranquilo

20 días después del polémico cierre, el parque Güell muestra una calma inaudita

JOSEP GARCIA

1
Se lee en minutos
HELENA LÓPEZ / Barcelona

Vaya por delante que lo relatado a continuación pasó una mañana de miércoles de mediados de noviembre –ayer, para más datos– y que es precipitado sacar conclusiones firmes apenas 20 días después del cierre del parque –el pasado 25 de octubre–, coincidiendo con el inicio de la temporada baja; pero lo visto ayer en el parque Güell resultaría increíble solo hace unos meses. La gran explanada para autobuses completamente vacía a la una del mediodía. La escalinata del dragón semivacía y una plaza de la Natura semidesierta.

Noticias relacionadas

Si el objetivo de la polémica decisión de hacer pagar hasta ocho euros para acceder a la zona monumental del parque Güell era reducir la presión turística sobre el mismo, a juzgar por lo vivido ayer se ha conseguido. Otra historia es la parquetematización del lugar, que, lejos de disminuir, ha subido un escalón más con la presencia de las cintas de un agresivo azul eléctrico para organizar los accesos y los vendedores de entrada, con sus gorras y chalecos al más puro estilo centro comercial.

>> Lea la información completa sobre el nuevo parque Güell en e-Periódico.