ANIVERSARIO DE UNA ENTIDAD ARRAIGADA EN NOU BARRIS

Ganchillo, ruso y 63 cursos más

La Xarxa d'Intercanvi de Coneixements (XIC) cumple 20 años con 450 miembros y 65 talleres

Red en el territorio 8 Los ’diables’ de Nou Barris, en la celebración del 20º aniversario de la XIC, el sábado.

Red en el territorio 8 Los ’diables’ de Nou Barris, en la celebración del 20º aniversario de la XIC, el sábado. / RICARD CUGAT

2
Se lee en minutos
HELENA LÓPEZ
BARCELONA

Olga Garza enseña ganchillo todos los martes de cinco a seis en el centro Ton i Guida, en el barrio de Roquetes. Empezaron pocos, pero ahora son un grupo de siete. El ganchillo está de moda. Olga, tímida, llegó a la Xarxa d'Intercanvi de Coneixements (XIC) de Nou Barris hace tres años, como alumna de informática. «El primer año recibía clases de informática y no enseñaba nada, hasta que empecé con el ganchillo, el año pasado. Este año es al revés, doy ganchillo y no voy a informática porque me coincide en el horario», contaba orgullosa la mujer el sábado en la celebración del 20º aniversario de la XIC, red pionera en la ciudad con 450 miembros, creada en 1993 por el activista Rafa Juncadella con el convencimiento absoluto de que «sin cultura no se puede ser libre».  «Normalmente, el profesor lo sabe todo y está arriba, y el alumno no sabe nada y está abajo. En la XIC quisimos romper con eso. Lo primero que se aprende aquí es que todos tenemos algo que enseñar. Aquí no hay maestros y alumnos, hay facilitadores y participantes», prosigue el padre de la iniciativa, autor del lema «red de intercambio de conocimiento, donde el dinero importa un pimiento».

Como casi todo en Nou Barris, la XIC hubo que pelearla y duro. Empezaron entrando en el actual Ton i Guida cuando el edificio quedó vacío con el traslado de la escuela. «Éramos okupas consentidos. No creían en nuestro proyecto y pensaron que ya nos cansaríamos y nos iríamos, pero ya han pasado 20 años y, lejos de cansarnos, somos 450 xarxeros con 65 intercambios a la semana», prosigue Rafa. Después de años en precario -en un edificio destartalado en el que el ayuntamiento simplemente les dio las llaves y les dejó hacer, sin echarles ni ayudarles-, el distrito reformó el espacio, que ya prácticamente se les ha quedado pequeño. En estos 20 años han pasado por la XIC personas de 63 nacionalidades, de Gana a Estonia, de Colombia a China, Perú y Nueva Zelanda.

Inyección de autoestima

Una de las cosas que más se trabaja en la XIC es la autoestima. El hecho de que todo el mundo esté en el mismo nivel. Todos tienen algo que enseñar y algo que aprender. Ese algo puede ser marquetería, ruso, teatro, pilates, guitarra o sevillanas.

Además de tejer red entre los propios xarxeros, la XIC está plenamente integrada en el combativo tejido asociativo de Nou Barris. Forman parte de la plataforma ciudadana Nou Barris Cabrejada diu Prou, que agrupa a un centenar de entidades que luchan por denunciar la difícil situación que vive el lugar, agravada por la crisis. «Fruto de la inquietud por cambiar las cosas este año hemos empezado a trabajar con La Troca, un mercado de intercambio, esta vez de objetos -explica Núria Orbeja, coordinadora de la XIC-, porque creemos que hay formas de organización social y económicas más próximas, solidarias y justas».

Noticias relacionadas

Andan también liados en la coordinadora de entidades del distrito y colaboran en el célebre festival Sopes del Món Mundial -que nació en la XIC y que desde hace años organiza Nou Barris Acull-,

y colaboran con el banco de alimentos, al que destinarán el dinero que recauden con la venta de la revista especial que han elaborada para el 20 º aniversario.