El 48% de las partículas respiradas en Barcelona procede del tráfico rodado

El 'conseller' Vila asegura que la capital catalana "encarna retos" como la movilidad y la sostenibilidad

Un atasco en las calles de Barcelona.

Un atasco en las calles de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

El 48 % de las partículas contaminantes que se respiran en Barcelona proceden del transporte rodado, según ha explicado el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, en la inauguración del seminario "Calidad del aire urbano y salud humana", que organiza la Fundación Gas Natural Fenosa.

"Hay una relación directa entre la calidad del aire y la salud", ha remarcado el 'conseller', quien ha recordado que un 70 % de la población europea se concentra en las ciudades y el 90 % está expuesta a agentes contaminantes, según datos de la OMS.

Vila ha subrayado que "la ciudad es devoradora consumidora de recursos y energía" y genera emisiones de CO2, por lo que la calidad del aire es una "preocupación de cualquier consistorio".

Para Vila, el área de Barcelona "encarna retos" como la movilidad y la sostenibilidad y "hemos de ver en la fiscalidad un instrumento de estímulo e ir adecuando comportamientos", ha dicho.

El director de la Fundación Gas Natural Fenosa, Martí Solà, ha comentado que aunque los vehículos cada vez respetan más el medio ambiente, el crecimiento del parque de vehículos no para: "Se ha incrementado un 23 % en los últimos 10 años".

Por su parte, el profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Xavier Querol ha afirmado que "la calidad del aire ha mejorado notablemente en la última década, sobre todo por la aplicación de directivas europeas".

Querol ha remarcado que "no estamos peor, pero tenemos las herramientas para solucionar los problemas", y ha explicado que solo por la ciudad de Barcelona pasan 170.000 vehículos los días laborables, el 50 % de los cuales pertenecen a gente que viene a trabajar.

Barcelona tiene, además, la densidad de vehículos más alta de europa, con 6.000 coches por kilómetro cuadrado.

Por ello, "hay que reducir el número de vehículos rodando por la ciudad", ha dicho Querol, porque cuanto más cerca se vive del tráfico, más problemas de salud se sufren.

Según Querol, la revisión de la política europea de calidad del aire, que va algo retrasada, no cambiará las directivas actuales sino los valores límite -los techos de contaminación- y ha concluido que se han de compatibilizar las medidas climáticas y de calidad del aire.

Te puede interesar

En el seminario se presentarán estudios sobre la contaminación y sus efectos sobre la salud y la procedencia de las emisiones contaminantes -principalmente, del sector del transporte, el industrial, el doméstico y las obras públicas-.

Durante la inauguración, se ha recordado que la calidad del aire no es sólo una preocupación de las zonas urbanas, ya que las zonas rurales también sufren contaminación, a menudo debido a la biomasa.