29 mar 2020

Ir a contenido

MACROJUICIO DEL 'CASO RIVIERA-SARATOGA'

Un mosso dice que los macroprostíbulos "escondían" a mujeres sin papeles cuando había redadas

Otra agente asegura que la mujer de un comisario de la Policía Nacional recibió como regalo un reloj de oro

Los altos cargos policiales quedaban para comer con propietarios de los clubs, según el relato de los testigos

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Un mosso d'Esquadra que ha declarado este lunes como testigo en el juicio contra la presunta trama de proxenetismo y soborno a policías vinculada a los macroprostíbulos de Castelldefels (Barcelona) Riviera y Saratoga ha explicado que los locales "escondían" a las mujeres que eran menores o estaban en situación irregular cuando había redadas.

El agente lo ha relatado en base a los interrogatorios que él mismo hizo a algunas mujeres que ejercían la prostitución en el Riviera y el Saratoga, y en los que estas le explicaron que, cuando se sabía que iba a haber una redada, se obligaba a esconder "en habitaciones" a las que no tenían la documentación en regla.

Según ha relatado, también le contaron que una parte del dinero de las ganancias de la prostitución iba a parar a los clubes, y que en el Riviera las mujeres no tenían horarios, aunque en el Saratoga, sí. Otra agente que ha declarado como testigo y que participó en diversas vigilancias en restaurantes ha destacado que, en una de estas, la mujer del entonces comisario de la Policía Nacional Luis G. recibió un paquete de regalo con un reloj de oro: "La mujer tenía un reloj entre sus manos y el papel como de un regalo, pero no observamos quién se lo entregó".

También ha afirmado ver en otras vigilancias como miembros de la Policía Nacional se reunían para comer con propietarios y encargados de los macroprostíbulos, e incluso quedaban con sus respectivas mujeres.