20 sep 2020

Ir a contenido

Licitación del proyecto de reforma

Vía libre al primer pedazo en la Diagonal

BCN iniciará la mejora entre paseo de Gràcia y Balmes el próximo verano

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL
BARCELONA

Xavier Trias forzó que la consulta de la Diagonal incluyera una opción C, y esa es precisamente la que cristalizará a partir del verano que viene. La A planteaba un bulevar y la B dibujaba una rambla central, ambas con el tranvía uniendo las dos líneas del Besòs y el Llobregat. El entonces jefe de la oposición consideró que el ciudadano tenía derecho a no comulgar con ninguno de los bocetos planteados por el equipo de Urbanismo. Fue así -añadan los fallos garrafales en la votación y una participación escasa- como CiU logró detener aquel plan que ahora rebrota dando vida a esa C mucho menos invasiva y que ha bebido del proyecto presentado meses atrás por los comerciantes de la avenida.

Ayer salió a concurso la licitación de la redacción del proyecto ejecutivo de la reforma de la Diagonal entre paseo de Gràcia y Balmes, que es el tramo que se remodelará primero, tal y como ya anunció el alcalde, aunque la idea es llegar tarde o temprano a Francesc Macià. El contrato sale por unos de 200.000 euros y se prevé que el planeamiento, después de que las propuestas se hayan presentado como muy tarde el 20 de septiembre, esté listo a principios del 2014. Será entonces cuando se licitará la obra, cuyo coste está estimado en unos 6,5 millones de euros para una duración de ocho meses. La piqueta no afectará a la sección central de la avenida, que se quedará como está, con dos carriles por sentido más otro para el transporte público que, si no hay novedad, mantendrá la estrechez actual que tan poco gusta a los conductores de TMB. El trabajo se centrará en los laterales, donde se ensancharán aceras (ver gráfico) y se dejará un solo carril y un vial segregado para ciclistas. El ámbito de actuación, según cifras facilitadas por el consistorio, asciende a algo menos de 57.000 metros cuadrados.

Como dato curioso, las imágenes facilitadas por el ayuntamiento, las mismas que ilustran esta noticia, exhiben lugares de la Diagonal más allá del ámbito de actuación. La primera foto muestra la esquina con Tuset, donde además aparece la desaparecida tienda de Habitat. La segunda -a la derecha se distinguen los cristales del Círculo Ecuestre- es la continuación de la Diagonal, justo después de la calle de Balmes.

BICIS Y MOTOS / La reforma responderá a una de las principales reivindicaciones de los comerciantes, puesto que el espacio peatonal de fachada se amplía hasta la primera línea de árboles, unas hileras de plátanos, por cierto, que desde la consulta del 2010 hasta la fecha han sido siempre intocables. Además de crear un eje seguro para las bicis -en un primer momento se pensó en mezclarlas con los coches en ese vial lateral-, la remodelación habilita decenas de aparcamientos para motos, así como franjas de carga y descarga, una de las necesidades que hoy más saturan las laderas de la Diagonal.

Esos 6,5 millones de euros destinados a la reforma de la avenida requerirán de un pacto político, puesto que se trata de una inversión nueva para el 2014 y no de un gasto plurianual que se arrastre de los ejercicios anteriores. El PP ya acordó con CiU destinar para este curso 400.000 euros a la redacción del proyecto. Al final ha bastado con la mitad, buena noticia para las arcas municipales. Para el montante que está por venir será necesario reeditar ese apretón de manos, a no ser que ambas fuerzas sean capaces de pactar los presupuestos, posibilidad que se atisba complicada. Alberto Fernández Díaz señaló la semana pasada que el entente con Trias «es hoy más imposible que difícil» por cuenta de la «deriva independentista» del alcalde. Así las cosas, todo indica que habrá reedición de un pacto en determinadas inversiones, después de que hace algunos meses ambas fuerzas dieran salida a 200 millones.

TAREAS PENDIENTES / El proyecto de la Diagonal se une a otras reformas urbanísticas de gran calado que están por llegar. Entre ellas, la mejora del tramo pendiente de Sant Joan, entre la plaza de Mossèn Jacint Verdaguer y Tetuan; General Mitre, entre Balmes y Mandri; Balmes, entre la plaza de Molina y la Diagonal, y el paseo de Gràcia, que más que una remodelación experimentará un serio lavado de cara. Y por encima de todos ellos, Glòries, un asunto urbanístico que, si no se aborda con delicadeza, puede acabar causando el síndrome de la consulta de la Diagonal.