Ir a contenido

La estación de la Sagrera reduce costes y tendrá un inversor privado

El Ministerio de Fomento, Ayuntamiento de Barcelona y Generalitat acuerdan redimensionar el proyecto para hacerlo viable

El presupuesto en equipamiento pasa de 800 a 650 millones y la ministra critica "el gusto por las obras faraónicas"

CRISTINA BUESA / Barcelona

El Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat han acordado redimensionar la estación de la Sagrera para hacer viable el proyecto. El protocolo entre las administraciones incluye una reducción de costes del equipamiento, cuyo último presupuesto era de 800 millones de euros y que ahora será de 650.

El modo de financiar la estación (además de los 250 millones de Adif ya previstos por la disposición adicional tercera) será gracias a la participación de un inversor privado, que construiría la parte comercial y explotaría por 60 años la instalación, un modelo concesional ya llevado a cabo por ejemplo con las tiendas de los aeropuertos de Aena.

Contra las obras faraónicas

En el Saló de Cent, la ministra de Fomento, Ana Pastor, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias y el conseller de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, han escenificado el acuerdo. Los tres han coincidido en subrayar la buena sintonía y el diálogo entre administraciones que ha permitido desencallar el proyecto, que llevaba un año sin certificar obras.

"No entiendo el gusto de algunos por las obras faraónicas, por las cosas grandes", se ha quejado Pastor, que a continuación ha advertido que para reducir el coste de la nueva estación de Sagrera se ha prescindido de los "lujos".

Sin fecha

Nadie ha querido hablar de calendarios. El máximo acercamiento a una fecha lo ha hecho el alcalde Trias al decir que querría que la estación esté "lo antes posible". Fuentes municipales han calculado que en un año y medio Adif podría sacar a concurso el equipamiento para lograr ese socio privado que debe hacer posible la nueva estación.