06 abr 2020

Ir a contenido

Barcelona reduce un 13,5% las intervenciones de la Guardia Urbana por ruido de noche

La campaña de verano sustituirá los mimos por proyecciones de imágenes y camisetas pidiendo silencio

Las intervenciones de la Guardia Urbana de Barcelona debidas a molestias por ruido durante la noche han disminuido un 13,5% entre enero y junio en relación al mismo período del año pasado, pasando de 17.770 a 15.360. Así lo ha informado este lunes el concejal de Medio Ambiente, Joan Puigdollers, junto al intendente de la Guardia Urbana, Carles Reyner, durante la presentación del Pla Silenci, que se llevará a cabo durante 20 semanas, hasta octubre, en los distritos de Ciutat Vella, Gràcia y Sarrià-Sant Gervasi, y hasta septiembre en los otros.

La actuación contará con 22 promotores ambientales que informarán y sensibilizarán a la ciudadanía en lugares de ocio nocturno de todos los distritos sobre la necesidad de reducir la contaminación acústica nocturna, entre las 23.00 y las 03.00 horas del jueves, y entre las 23.00 y las 05.00 los viernes y sábados.

En Ciutat Vella, a partir del jueves de la semana que viene se repartirán 1.500 camisetas con el lema de la campaña, 'Ssssplau. Recuerda que los vecinos duermen', para el personal de unos 1.000 locales de ocio --350 que cierran a las 03.00 y 650 entre las 23.00 y la 01.00--.
En Gràcia, a partir de mediados de julio se proyectarán imágenes sobre la fachada y las aceras con mensajes sensibilizadores contra el ruido, una acción que llegará a otros distritos durante el verano.

Con este plan dejarán de actuar ante locales nocturnos los mimos desplegados por el consistorio para promover el silencio entre la gente de la calle, ya que el Gobierno municipal considera que ya son demasiado conocidos y, como consecuencia, han perdido eficacia: "Después de 10 años, ha llegado el momento de innovar y hacer una cosa distinta", ha valorado Puigdollers.

También se volverán a instalar limitadores acústicos en los conciertos al aire libre, como en las fiestas de Gràcia y las de Sants-Montjuc; la intención del consistorio es que "a petición del titular de la actividad" también lleguen a barrios donde hasta ahora no se han usado, como en las fiestas del Poblenou y el Clot (Sant Martí) y el Carmel (Horta Guinardó).