Ir a contenido

DESMANTELAMIENTO DE UNA INSTALACIÓN INDUSTRIAL CENTENARIA EN EL BARCELONÈS NORD

Endesa empieza la demolición de la térmica de Sant Adrià

Solo se conservarán las tres chimeneas y la nave de turbinas, aún pendientes de uso

El derribo incluye la anexa central de Badalona y puede durar hasta 24 meses

EL PERIÓDICO
SANT ADRIÀ DE BESÒS

Endesa ha empezado los trabajos de demolición y desmantelamiento de las antiguas centrales térmicas de Sant Adrià de Besòs y Badalona, que está previsto que se prolonguen de 18 a 24 meses. Del complejo industrial, cuya construcción comenzó hace justo un siglo, solo se salvarán, a petición de las administraciones, las características tres chimeneas y la nave de turbinas como elementos singulares del skyline del litoral barcelonés. Los futuros usos de estas edificaciones están pendientes de definir.

La central de Sant Adrià dejó de funcionar en abril del 2011 y desde entonces Endesa lleva a cabo un cierre ordenado y seguro de las instalaciones que quedan en desuso y que prevé, entre otras actividades, su desmantelamiento electromecánico. Este es el caso de dos generadores de vapor ubicados en el término municipal de Badalona y de los equipos electromecánicos asociados a las turbinas de Sant Adrià. Además, también incluye la demolición de naves y otros edificios no industriales, como oficinas, almacenes y vestuarios, entre otros.

Por lo que respecta a las tres chimeneas, de 200 metros de altura, se desmantelarán todos los equipos pero se conservarán las estructuras de hormigón y las vigas maestras que sostienen los equipos generadores de vapor. La demolición se deberá llevar a cabo con mucha prudencia, ya que en el recinto de la antigua central térmica está ubicada, y en servicio, la subestación de Badalona, que alimenta a cerca de 50.000 clientes repartidos entre Badalona, Barcelona y Sant Adrià.