07 ago 2020

Ir a contenido

ANÁLISIS DE LA movilidad EN LA CAPITAL CATALANA

Los discapacitados denuncian el mal estado de las aceras de BCN

Un informe dice que el 66% de los pasos alrededor de escuelas tienen baldosas rotas

En ninguno de los 11 centros educativos estudiados existen lavabos accesibles

EL PERIÓDICO
BARCELONA

La capital catalana es una ciudad que destaca en acciones para hacer accesibles a los discapacitados los edificios y espacios públicos. Pero el camino que queda por recorrer, sin embargo, es aún muy largo. Así lo revela el informe anual de la asociación Amputats Sant Jordi presentado ayer según el cual dos tercios de las aceras analizadas alrededor de centros educativos están en mal estado y tienen baldosas rotas. La entidad también denuncia que ninguno de los 11 centros escolares que han participado en el trabajo tiene los lavabos accesibles para personas con alguna discapacidad funcional, ya sea mental, física o sensorial. Igualmente, todos estos equipamientos educativos tampoco disponen de una señalización correcta dentro de ellos.

Esta asociación presenta cada año desde el 2007, al finalizar el curso escolar, un informe de accesibilidad de Barcelona. En él se evalúan las deficiencias con las que se enfrentan los estudiantes discapacitados, tanto en las escuelas como en las calles. En el estudio del 2012 han participado un total de 719 alumnos de 29 aulas de los 11 centros citados.

A partir de estas aportaciones, el informe ha detectado, entre otras deficiencias, que solomente en el 28% de los pasos de peatones existe un pavimento señalizador con una ubicación correcta, que un ínfimo 2% de los alcorques (los hoyos alrededor de los árboles) están bien tapados y sin desniveles, o que únicamente una tercera parte de los cajeros han sido diseñados para que puedan operar en ellos personas con carencias funcionales.

La asociación destaca que, un año más, todos los centros observados presentan rupturas en las cadenas de accesibilidad. Este hecho invalida las facilidades que pueden suponer muchas mejoras aisladas. Por ejemplo, se cita que aunque existan muchas entradas a los edificios adaptadas, después, en el interior, ninguna de las escaleras es accesible por diversas deficiencias. También se alude a que todas las rampas censadas tienen problemas por su inclinación y por el tipo de barandilla.

MÁS CONCIENCIACIÓN / Las mayores dificultades, no obstante, están relacionadas con las discapacidades sensoriales (de la vista o el oído) ya que en estos casos se precisan unas adaptaciones más específicas. Los elementos vinculados a las discapacidades físicas son los que tienen un mayor nivel de desarrollo. La presidenta de Amputats Sant Jordi, Pilar Díaz, pidió que la mejora de la accesibilidad «no se detenga a pesar de los recortes» ya que muchas veces «no es un problema de presupuesto sino de concienciación».

Junto al estudio, la entidad hace actividades con los alumnos para dar a conocer las discapacidades entre los jóvenes y dar herramientas a las escuelas para trabajar el tema.