DEBATE SOBRE LA EXCLUSIÓN EN UN ESCENARIO INÉDITO

Pobreza en el Ecuestre

Los responsables de Cáritas, el Banc dels Aliments y Arrels Fundació explican la realidad social a la alta sociedad barcelonesa

La iniciativa parte de los jóvenes de este club

Ponentes y organizador 8 De izquierda a derecha, Sansalvadó, Roglà, Delgado y Busquets, ayer.

Ponentes y organizador 8 De izquierda a derecha, Sansalvadó, Roglà, Delgado y Busquets, ayer. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

ROSA MARI SANZ
BARCELONA

La crisis está abocando cada vez a más ciudadanos a depender de la ayuda de entidades, muchos de ellos personas de clase media y con hipoteca a las que la pérdida de trabajo de uno o de todos los miembros de su familia les ha convertido en pobres. Una situación que cada vez se cobra más víctimas y que también preocupa a aquellos que más tienen, quizá porque también ven, salvando las distancias, que les puede tocar.«Somos conscientes de la situación porque ahora la mujer de nuestro amigo notario se ha puesto a trabajar porque no les llega, o nuestro amigo que tenía un chalet con piscina y un barco ya no puede pagar la educación de sus hijos. Cada vez lo tenemos más cerca». Fueron los ejemplos que uno de los socios del Círculo Ecuestre, un club social de la alta sociedad barcelonesa, puso para reconocer su inquietud por la que está cayendo.

Una intranquilidad que comparten los miembros más jóvenes de esta selecta entidad, cuyos principales representantes, Antonio Delgado (también presidente de la comisión de Acción Social del club) y Sergio Martínez, han organizado una serie de tres foros de debate sobreCrisis y estado del bienestar. Comenzó ayer con la participación de quienes mejor conocen el terreno, las entidades, cuya presencia es poco habitual en este tipo de encuentros selectos que parecen haber suavizado las normas, ya que se vio algún cuello masculino sin corbata. Acudieron Jordi Roglà, director de Cáritas, Salvador Busquets, presidente de Arrels Fundació, y Antoni Sansalvadó, presidente de la Fundació Banc dels Aliments de Barcelona. Les seguirán debates en los que se abordaran las vertientes académica y política de la crisis, más en consonancia con el escenario.

Abrió el foro, ante una cincuentena de socios del Círculo Ecuestre, Roglà, quien volvió a no dejar perder ocasión para exigir un gran pacto político que permita un plan de ocupación y un consenso para mejorar la educación, así como para recordar las crecientes cifras de pobreza en la ciudad.«Todas las fuerzas políticas, económicas y sociales hemos de sentarnos, olvidar nuestras diferencias y empezar a construir un gran pacto. La fractura social ya ha empezado», afirmó ante un público que no le escatimó aplausos, principalmente, cuando arremetió contra los dirigentes políticos -«Tanto los de la 'España va bien' como los de 'hemos alcanzado a Italia y ya vamos con Francia'», en referencia a Aznar y Zapatero- quienes, dijo, dejaron perder en el pasado los años de bonanza económica para definir nuevas actividades económicas de alto valor añadido. Unas críticas que fueron secundadas tanto por el socio del amigo notario como por otro integrante del club, que reprochó a la clase política que no genere trabajo«para una juventud tan preparada como la que tenemos».

Te puede interesar

Llamada a la implicación

Llegado su turno, y después de que el público conociera la forma de trabajar del Banc dels Aliments de Barcelona de la mano de Sansalvadó, quien les explicó que el tercer mundo está aquí y que más de 125.000 barceloneses comen gracias a las entidades a las que suministran --unas cifras ante las cuales el joven Delgado reconoció estar sorprendido-, habló Busquets. El presidente de Arrels Fundació, entidad de referencia por su labor en favor de los sintecho de la ciudad, loó el interés del Círculo Ecuestre por querer conocer de primera mano la crisis social y pidió a los presentes que se impliquen en mejorar la situación. También les pidió que expliquen a todos los responsables de administraciones y de empresas que conozcan que algunas cosas que se hacen«son legales pero absolutamente amorales». Como ejemplo, dijo, el rescate de Bankia y los desahucios por deudas hipotecarias titulizadas.