Ir a contenido

MEJORA DE UN ENCLAVE DE LA CAPITAL CATALANA

El Raval recupera la plaza del Pedró con más espacio para los peatones

La confluencia de las calles del Carme y Hospital, nuevo pórtico de entrada al histórico barrio

La reforma de la histórica plaza del Pedró de Barcelona, inaugurada este sábado, ha convertido el enclave en un nuevo pórtico de entrada al barrio del Raval. Con las obras hechas por el ayuntamiento en la confluencia de las calles del Carme y Hospital se ha ganado espacio para los peatones y se ha reforzado la función del lugar como uno de los accesos al corazón urbano de la capital. La plataforma de la plaza incorpora ahora la calzada de la segunda de las calles pero con medidas para reducir el impacto del tráfico.

En los 915.000 euros que ha costado el proyecto, que forma parte del plan de barrios del  Raval Sud, se incluye también la instalación del sistema soterrado de recogida neumática de basura que se está implantando en Ciutat Vella y que en el futuro debe llegar al Pedró. Igualmente se ha renovado la iluminación y el mobiliario urbano, se han mejorado los colectores y se ha restaurado la fuente del monumento a Santa Eulàlia, ubicada en el centro del lugar.

El ayuntamiento ha hecho coincidir la mejora de la plaza con la recuperación de la historia de la bandera de Santa Eulàlia, un símbolo de Barcelona que acompañaba en tiempos de paz al gobierno municipal y que también era la enseña de guerra de la ciudad contra sus enemigos. La plaza debe su nombre a que acogía el padrón que sostenía la cruz en recuerdo del martirio de la santa que, según la tradición, fue crucificada en el lugar. En la contigua capilla de Sant Llàtzer se ha montado una pequeña exposición histórica sobre la bandera, enseña que también se reproduce en un plafón.