31 may 2020

Ir a contenido

REACCIÓN A LOS ALTERCADOS DURANTE LA HUELGA GENERAL DEL 29-m

El Gobierno endurecerá las penas por violencia callejera este año

Mas compara el vandalismo con la 'kale borroka' y apoya al ministro del Interior

Cuatro detenidos siguen en la cárcel y los Mossos detectan actos planificados

J. G. ALBALAT / JOSE RICO
BARCELONA

Endurecer las penas para los alborotadores que participen en actos de violencia callejera con el objetivo de que los jueces puedan acordar contra ellos la prisión provisional después de ser detenidos. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, anunció ayer que pretende tener lista la reforma del Código Penal, que supondrá elevar a un mínimo de dos años de cárcel la condena, antes de final de año. Las asociaciones de jueces y fiscales discrepan sobre esta iniciativa. Las organizaciones conservadoras la han aplaudido, mientras que las progresistas la han rechazado. Ayer continuaban en prisión cuatro arrestados en la capital catalana (uno no ha pagado una fianza de 4.000 euros para eludir la cárcel). Otros 27 detenidos están imputados por diversos delitos, como desórdenes públicos, daños y lesiones.

Fernández Díaz aseguró ayer que el Ejecutivo trabaja en la reforma del Código Penal con plazos marcados: quiere aprobarla en Consejo de Ministros antes del parón veraniego y terminar su tramitación parlamentaria antes de fin de año. La medida igualaría los castigos para escenas como las vividas en la huelga general del 29 de marzo en Barcelona a los que se aplican contra el terrorismo callejero o kale borroka. «En Barcelona se ha puesto de manifiesto que hay radicales y violentos que usan esas citas para actuar como auténticas guerrillas urbanas, y junto a Justicia preparamos una respuesta del Código Penal adecuada a la agresión a la sociedad», dijo el ministro.

VERSIÓN DURA / ¿Es o no es kale borroka el vandalismo callejero del pasado jueves? El Govern ha dado en los últimos días versiones distintas. La más contundente ha sido la del presidente de la Generalitat, Artur Mas, ayer, que respondió afirmativamente a la pregunta. «Es kale borroka en estado puro», aseguró sin titubeos. Hasta ahora, el Ejecutivo catalán, empezando por el responsable de Interior, Felip Puig, había evitado comparar los hechos con los episodios violentos que perpetraba el entorno de ETA en el País Vasco. Para evitar paralelismos, Puig empleó el concepto de violencia urbana o guerrilla urbana, y CDC se desmarcó de cualquier reforma penal que equipare ambos fenómenos. «No sé si es afortunado compararlo con el terrorismo, pero sí que se puede comparar con la kale borroka, ya que se trata de un movimiento de vandalismo, gamberrismo y destrucción del espacio público», aseveró Mas.

El president mostró su plena sintonía con las tesis del ministro del Interior, a quien garantizó su apoyo a cualquier reforma que permita que los responsables de este tipo de actos vayan a la cárcel «no un par de días, sino muchos más». También sugirió multas por la vía administrativa, para que los violentos respondan con sus bienes personales por los daños materiales. «Y si ellos no pueden porque son menores, que respondan sus familias», remachó.

CÉLULAS ORGANIZADAS / Los incidentes ocurridos en Barcelona serán instruidos por tres jueces por separado, ya que la investigación no está, por ahora, unificada. Un informe de los Mossos atribuye los altercados a varias «células independientes» de violentos que, de forma planificada, buscaban crear una «situación de terror y dañar la imagen mundial de la capital catalana y de Catalunya, informa Efe. De los 79 detenidos en la jornada de huelga en Catalunya, 41 pasaron a disposición judicial. De estos, 33 quedaron en libertad y a ocho detenidos en Barcelona se les decretó prisión: tres sin fianza y cinco con fianza, que uno no ha pagado.