Iniciativa para la promoción en el sector turístico

Hoteles de lujo se abren a la ciudadanía por horas a través de internet

Las reservas, en promoción desde 39€, podrán hacerse en horarios a elegir

Servicios en el hotel Florida.

Servicios en el hotel Florida. / MAURICI MAYOL

3
Se lee en minutos
PATRICIA CASTÁN
BARCELONA

Bañeras casi para nadar, sábanas de algodón egipcio, carta de almohadas, un conserje dispuesto a ejecutar cualquier demanda, una habitación donde perderse y el silencio absoluto en medio de la jauría urbana. Todo por... ¿39 euros? Pues sí. Los superhoteles de Barcelona han decidido abrirse a la ciudadanía en minidosis anticrisis. Solo unos pocos privilegiados se pueden permitir el capricho de alojarse en los mejores establecimientos de Barcelona, pero a partir de ahora serán muchos los que podrán saborearlos por horas. La plataforma byhours.com permitirá elegir hotel en la franja horaria que uno desee y en las mejores categorías. Y como bienvenida proponen cuatro días, del 11 al 14 de marzo, bautizados como Open Luxury Days, en que los ciudadanos podrán reservar tres, seis o 12 horas, por 39, 48 y 69 euros, respectivamente, en los mejores alojamientos de la ciudad.

La iniciativa pretende acabar con el corsé de los hoteles en formato 24 horas (aunque en la práctica cada vez son más las que no permiten elcheckinantes de las 14.00 horas), y abogar por «la libertad» a la hora de la reserva, cuenta Christián Rodríguez, uno de los socios fundadores y director general de Byhours.com. Un formato que no solo servirá para que el viajero sea menos esclavo de los horarios, sino también «para que los barceloneses puedan disfrutar de los hoteles de su ciudad a los que normalmente no tienen acceso por precio». Y es que es habitual que un cinco estrellas cueste unos 300 euros, mientras que con la fórmula horaria se puede catar a partir de los 39 por tres horas de reserva.

Por el momento una veintena de establecimientos se han sumado a la iniciativa. Todos ellos son de cinco estrellas o cuatro superiores. «Es una oportunidad para descubrir secretos de esta ciudad que solo disfrutan los visitantes», explica Rodríguez. El acuerdo inicial para la fase promocional incluye joyas como el Palace, Bagués, La Florida, Alma, Neri, España, Claris, Barceló Raval, Granados 83, Juan Carlos I, Alexandra, Miramar, Condes de Barcelona, Pulitzer, Regina, Catedral, Gallery y Omm ). Del 11 al 14 de marzo todos ellos ofrecerán habitaciones a 39, 48 y 69 euros según la duración (3, 6 y 12 horas) para que la ciudadanía «lo adapte a su rutina».

OPCIÓN DE OCIO / La reserva ya no se concibe como una estancia, sino como «una opción de ocio», explican los instigadores. Es decir, que pueden decidirse sobre la marcha para completar una tarde de relax en el spa de un hotel o tras una comida o cena en un restaurante, o para una celebración especial, o por el mero morbo de conocer en vivo y en directo el lujo y las comodidades que ofrece Barcelona a sus viajeros.

La iniciativa es pionera en el formato de plataforma de reservas, afirman sus promotores, aunque algunos hoteles facilitan el paquete por horas en algunos países asiáticos. Byhours quiere que los cuatro días de ofertas sean un reclamo para el ciudadano, pero que el tema se convierta en cotidiano. De hecho, después del día 14 cada hotel participante elegirá los precios por sus franjas horarias, que pueden ser superiores o inferiores a los propuestos durante el Open Luxury Days, detallan.

Noticias relacionadas

Fuentes del sector hotelero consultadas aseguran que representa una buena oportunidad para optimizar el uso de las instalaciones hoteleras y abrirlas a nuevos públicos. Y es que pese a la complicada logística de limpieza y puesta a punto de las habitaciones, la fórmula garantiza al hotelero saber a qué hora exactamente se ocupará y desocupará cada habitación, e implica una mayor rentabilidad si está bien gestionada, cuentan.

Este mes se incorporarán otros muchos hoteles a esta dinámica, que también funcionará en una veintena de ciudades españolas, aunque la acción promocional solo se hace ahora en Barcelona.