Ir a contenido

REACCIÓN AL ENCARECIMIENTO DEL TRANSPORTE PÚBLICO

Internet responde con ofertas e ironía a la tarifa del metro y el bus

Un grupo de usuarios crea una asociación para tratar un 'trastorno' que lleva a colarse sin querer

Una web vende paquetes de tarjetas T-10 a bajo coste gracias al patrocinio de empresas privadas

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL
BARCELONA

El hombre mediterráneo cuenta entre sus virtudes con la capacidad de reírse de sí mismo cuando el agua alcanza la altura del cogote; con la habilidad de agudizar el ingenio en tiempos revueltos. Y así es cómo ahora, con el encarecimiento del transporte público, internet se ha convertido en espejo de un enfado social que se ha trufado de soluciones y fina ironía, ya sea con una web que vende tarjetas T-10 a precio reducido gracias al patrocinio de empresas privadas o a través de una asociación que ha abierto consultorio en la red después de descubrir un trastorno que lleva a algunos usuarios a olvidarse de que deben pagar el billete.

La subida del metro y el bus no cogió desprevenido a nadie. El alcalde Xavier Trias quizás despistó al ingenuo cuando a principios de diciembre apostó por un aumento no más allá del IPC anual. «¿Qué pasará? No lo sé», dijo en aquel pleno municipal en el que, como es lógico, debía defender los intereses de sus ciudadanos. Lo que pasó tres semanas después fue que la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) anunció un incremento del 12% en el precio de la T-10, hasta los 9,25 euros. La noticia no gustó a nadie. Tan mal sentó entre los viajeros de TMB, que algunos se pusieron a trabajar en un modo de dar la vuelta a la tortilla.

BILLETES 'LOW COST' / De esa reflexión nació el proyecto de dos ingenieros de la UPC, Daniel Martínez y Guillem Mateos, creadores del portal promobilletes.com, página en la que se pueden adquirir títulos de transporte rebajados gracias al patrocinio de empresas privadas. El funcionamiento es simple: el internauta hace el pedido y lo recibe en casa en un plazo de dos o tres días junto a la publicidad de la firma que cofinancia la tarjeta. De esta manera, el viajero puede ahorrarse hasta el 50% en función de la promoción vigente.

Fuentes de la ATM confirmaron ayer que conocen esta iniciativa y que están estudiando su legalidad. Los padres de la idea se reunirán mañana con la administración reguladora y explicaron a Europa Press que confían en que no haya «ningún problema» para poder seguir ofreciendo sus tarjetas low cost en la red.

Por ahora, la página web solo ofrece títulos T-10 -el 70% de viajeros usan esta tarjeta- con la intención de ir ampliando el escaparate en los próximos meses. Uno de los paquetes promocionados, sujeto al aumento de seguidores en Twitter, causó el colapso de su cuenta. Martínez explicó que tienen «muchas empresas interesadas en el proyecto» y que, debido al inesperado éxito, tardarán unos días en enviar los billetes vendidos y subastar otros nuevos.

Al margen del negocio, en internet también ha nacido la asociación Memetro, nombre con el que se ha bautizado un misterioso trastorno de la personalidad. Quien lo padece, según concretó ayer a este diario David, un portavoz de la iniciativa, «es incapaz de recordar que hay que pagar el billete». Su elaborada web permite adentrarse en el peculiar mundo de esta dolencia que todavía no tiene cura pero sí una causa: «El elevado precio del transporte público». «La gente que sufre memetro debe saber que no está sola. Y como no tiene remedio, de momento debemos ayudarles a sobrellevarla de la mejor manera posible». ¿Cómo? Por de pronto, preparan una aplicación para móvil con la que poder rastrear a los revisores -sepan que también los hay de paisano- y premiarán a los socios que logren pasar un año sin multas. Aunque parezca irónico, este proyecto cuenta con una subvención de 800 euros de la Generalitat. Les dieron el dinero porque lo presentaron como una idea «artística y cultural que nace de la colaboración en red», y lo usarán, en parte, para pagar sanciones de los infectados.

Si estas iniciativas les parecen livianas, sepan que pueden optar por la movilización: hoy se ha convocado una huelga de usuarios del transporte público para protestar por los vigentes desde el 1 de enero.