29 oct 2020

Ir a contenido

Evolución de un sector económico clave

Nuevos récords consolidan en BCN el turismo como flotador anticrisis

Casi el 60% de los barceloneses contestan de forma espontánea que es el sector que aporta más riqueza

La ciudad cerrará el año con el 4,4% de viajeros y el 12,5% de pernoctaciones más que en el 2010

PATRICIA CASTÁN
BARCELONA

El 2011 se despide no solo como año nefasto a nivel económico, sino también, extrañamente, como año sensacional para el turismo de Barcelona. Mientras la crisis hace estragos y la mayoría de sectores locales y nacionales se resienten, la capital catalana gana un 4,4% de visitantes, un 12,5% de pernoctaciones (noches de hotel) y recupera al turista estadounidense como primera nacionalidad entre los viajeros. El sector turístico no oculta su euforia y presume tanto de arrastrar a otros ámbitos igualmente favorecidos por el turismo, como lograr una mejor valoración por parte de los barceloneses. El 94,8% cree que es «más bien beneficioso» para la ciudad.

Turismo de Barcelona ya avanzó hace unos meses que el sector iba viento en popa, aunque la floja ocupación hotelera del último mes -tradicionalmente malo, pero especialmente crudo en esta ocasión- podía haber lastrado las buenas cifras. Finalmente no ha sido así gracias a los buenos resultados de la primavera, verano y una parte del otoño, que dejan en Barcelona una ocupación media anual del 78, 3%, con el mérito añadido de que el incremento se produce pese a haber ganado un 2,4% de nuevas plazas hoteleras, que ya son 63.457.

¿Cómo es posible que Barcelona gane visitantes contra viento y marea y con una modestísima inversión en promoción turística? El presidente del consorcio, Joan Gaspart, citó ayer el prestigio de la marca Barcelona, que funciona de reclamo internacional, y a la labor promotora del consorcio. Un ejemplo, este año han hecho acciones promocionales en Estados Unidos, que han ayudado a que estos viajeros vuelvan a ser número uno en la ciudad, como antes del fatídico 11-S.

MEJOR QUE EN EL 2007 / «Las cifras son mejores que en el 2007 -cuando la ciudad ya batió sus récords anteriores- y demuestra que Barcelona es una excepción en una situación tan complicada», destacó Gaspart. El máximo representante del consorcio insistió en que el turismo también arrastra con fuerza el consumo de comercio, bienes culturales y nuevas infraestructuras. Y es que también ha crecido el consumo de cultura, con 27,85 millones de usuarios, según la previsión de cierre del año.

El listado de los 7,45 millones de viajeros también renueva posiciones de podio. La escalada de los estadounidenses (541.356) tras subir un 12,25%, deja en un segundo puesto a Francia, que aun con todo sigue creciendo, al igual que Italia (ligeramente), en tercer puesto. Los que bajan, a continuación, son los británicos, mientras que alemanes, holandeses y japoneses siguen en auge. Mención especial merece el caso de Rusia, con 112.111 visitantes, tras un meteórico ascenso el 51,2%.

Como ya avanzó este diario, la aportación económica del turista también crece en la misma proporción, siendo los rusos los que más incrementan el gasto en tarjeta de crédito (un 64%), aunque el principal cliente local es el francés.

Más allá de los balances del 2011, la concejala de Promoción Económica, Sònia Recasens, hizo hincapié en el reconocimiento que los barceloneses hacen, por fin, de este sector. La encuesta anual a la ciudadanía lo deja claro. No solo que un 94,5% ven beneficioso el éxito turístico, sino también que casi el 60% citan espontáneamente en primer lugar al turismo como sector económico que aporta más riqueza a la ciudad, muy por encima de servicios, industria y comercio y otros.

GESTIÓN MUNICIPAL / También sacó pecho Recasens al comentar que el 63,5% de los encuestados consideran positiva la gestión del ayuntamiento sobre el turismo (10 puntos más que hace un año), aunque la valoración ya era creciente desde los meses previos al cambio de gobierno municipal. La ciudadanía también atribuye que la capital catalana tenga mejores infraestructuras al boom turístico (64,8%), lo que corrobora la sensación de que la crisis ha reconciliado a locales y visitantes.

La edila, no obstante, tiene claro que aún quedan muchos temas por limar que afectan al turismo, como son la movilidad, la proliferación de apartamentos turísticos y la financiación de la promoción turística (ver información de la página 24).