27 sep 2020

Ir a contenido

Chequeo al funcionamiento de los servicios de limpieza

La recogida de basura orgánica no cala en BCN tras dos años de vida

El 80% de los envases de plástico generados en la ciudad no acaban en el contenedor amarillo

Solo el 45% de estos residuos se separan, y de ellos, más del 20% se tiran de forma incorrecta

HELENA LÓPEZ
BARCELONA

Si nada cambia, parece difícil que el no excesivamente ambicioso objetivo marcado por la Generalitat para el 2012, que el 55% de la basura orgánica -restos de alimentos, principalmente- se separe correctamente -en el contenedor con la tapa marrón- se cumpla. Hoy por hoy, dos años después de su implantación, solo el 45% de esta fracción de residuos se separa, y la cifra parece haberse estancado.

Mientras entre el 2009 y el 2010 este porcentaje aumentó nueve puntos en un año, situándose en el 43%, este año solo ha crecido un 2%, teniendo en cuenta que el sistema ya hace tiempo que está implantado en toda la ciudad y que los barceloneses ya están más que acostumbrados a encontrarse cada noche al tirar la basura -eso, los cívicos que la tiran por la noche, claro- con el contenedor de la orgánica, para muchos todavía un gran desconocido.

Además, de este 45% de los residuos orgánicos recogidos en los contenedores marrones, según cifras del departamento de Medio Ambiente del ayuntamiento, el 20,4% son impropios, es decir, basura no orgánica que ha acabado en el contenedor marrón por descuido, desconocimiento o incivismo . Basta con levantar al azar la tapa de cualquiera de estos contenedores, como ha hecho este diario, para darse cuenta de que es posible encontrar de todo, desde maderas hasta plásticos, cartones o paraguas rotos.

«La separación de la orgánica es un gran problema. Es evidente que no ha habido una campaña eficiente. Falta concienciación. Más pedagogía y control. Que se penalice a quien no haga buen uso de los contenedores», apunta Jordi Bonet, presidente de la Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB).

MUCHO TRABAJO POR HACER / Al margen de la consolidación de la recogida orgánica, la recogida selectiva en la ciudad tiene muchas otras asignaturas pendientes. Solo el 20% de los envases de plástico que se generan acaban en el contenedor amarillo. La recolección selectiva supone a fecha de hoy un 38,1% del total de los residuos generados, cifra que está disminuyendo debido a la crisis.

Según fuentes municipales, el total de residuos generados en la ciudad ha disminuido un 4,2%: a menos actividad económica, menos consumo y menos residuos.

Separación de basuras al margen, ¿la ciudad está sucia?, tal y como percibe el propio alcalde, que hoy presentará mejoras al respecto. Como sobre casi todo, la respuesta va por barrios. Mientras desde la Bordeta, en Sants, por ejemplo, sí tienen la percepción de que las calles están descuidadas, en Sant Antoni, en el Eixample, apuntan que el principal problema son los excrementos de perro, responsabilidad en buena parte de los incívicos propietarios.

ENCUESTA EN LA WEB / En la encuesta planteada ayer en la web de EL PERIÓDICO en la que se pregunta a los ciudadanos si consideraban la ciudad limpia, el 95% de los participantes afirmaron que no, que la veían sucia (322 votos, a las 20.00 horas).

El presidente de la FAVB apunta que en el distrito de Ciutat Vella, por su excepcionalidad, haría falta, además de una campaña eficaz con los vecinos, una campaña informativa especial para los turistas, «en muchas ocasiones, los responsables de que las calles del centro estén sucias», afirma. En otras, los culpables son claramente los ciudadanos que tiran la basura cuando y donde no toca, y los que sacan los objetos voluminosos fuera de horario.