Ir a contenido

FESTIVAL. UNA SEMANA DE CINE INDEPENDIENTE

L'Alternativa resiste

BLANCA ESPACIO
BARCELONA

Disponer en Barcelona de un encuentro cinematográfico como L'Alternativa es una necesidad y un lujo. Una necesidad porque aporta un arsenal de cultura más allá de los circuitos oficiales y comerciales. Y un lujo porque en los tiempos que corren, el festival resiste el envite de los recortes, cumple la mayoría de edad y ofrece una programación que no deja ver la crisis presupuestaria con la que han bregado sus organizadores. Una programación que se alargará hasta el día 19 con 46 filmes en competición, seis secciones paralelas e innumerables actividades complementarias.

Desde que nació, hace 18 años, L'Alternativa ha apostado siempre por la innovación, el riesgo y la crítica. El objetivo de sus tres secciones oficiales -largos de ficción, de no ficción y cortos- es dar apoyo a nuevos directores y a obras con poca difusión a pesar de que, en muchos casos, han recibido galardones de prestigio. Es el caso de El premio, de Paula Markovitch, Oso de Plata en la pasada Berlinale (martes, 15, y viernes, 18), y de Marimbas del infierno, Gravity was everywhere back then Une escroc très discrète, que se verán hoy.

Las secciones paralelas muestran tanto las producciones de creadores más jóvenes como retrospectivas, homenajes y cinematografías poco conocidas. Esta edición del festival dedica una mirada especial al documental argentino, con filmes como Gorri, que su directora, Carmen Guarini, presentará mañana. También ofrece una degustación del cine documental independiente que se hace hoy en Turquía y suma la presencia del cineasta Imre Azem, que presentará su filme Ekumenopolis (martes, 15) y estará en un coloquio (miércoles, 16).

Otra sección paralela rinde homenaje al francés Alain Cavalier, que presentará mañana una de sus cintas, Irène. Otra más está dedicada a Patricio Guzmán, que estrenará Nostalgia de la luz (viernes, 18) y participará en un debate (jueves, 17). Y otras dos muestran el trabajo de autores nacionales con poca proyección -Panorama- y cortos de animación para los niños -Petits experiments-. Entre las actividades complementarias, Pantalla libre destaca por ser participativa, ya que está abierta a que todo el mundo aporte sus propuestas (cintas de menos de 15 minutos) para el visionado público.

Respecto a los espacios y precios del festival, la sede central está en el CCCB (Montalegre, 5), con sesiones a 5 euros y otras gratuitas, pero también hay actividades en el Cine Maldà (Pi, 5. 5 euros), el Instituto Francés (Moià, 8. 2 euros) y La Casa América (Còrsega, 299. Gratuito).

0 Comentarios
cargando