Ir a contenido

EN EL DISTRITO DE HORTA-GUINARDÓ

Desalojado un edificio de la Teixonera por un socavón en la calle

Catorce personas que viven en la plaza de Isop han pasado la noche en otro alojamiento

Los técnicos trabajan esta mañana para reparar el subsuelo y contruir un desguace provisional

La aparición de un gran socavón de unos 20 metros cuadrados obligó la nohe del viernes a los bomberos de Barcelona a desalojar un edificio situado en el número 4 de la plaza de Isop, en el barrio de la Teixonera de Barcelona.

Las labores de los equipos de emergencia se han prolongado durante la madrugada. Según ha informado el concejal de Medio Ambiente, Joan Puigdollers, que ha estado siguiendo in situ los trabajos hasta las 3 de la madrugada, estaba previsto cortar el gas para proceder al saneamiento del subsuelo. Esto supondrá la ampliación del hoyo en toda aquella superficie donde el agua se haya llevado el subsuelo por delante. En la práctica, eso implicará triplical la superficie del agujero. Está previsto que a lo largo de esta mañana se construya un desguace provisional por si, como dictan las previsiones metreológicas, lloviera.

Hundimiento de una alcantarilla

El agujero, producido en una calle adyacente, se debió, al parecer, al hundimiento de una alcantarilla que atraviesa esta vía. Por debajo de esta zona pasa el trayecto de la línea 5 hacia el Carmel y en la plaza estuvo durante mucho tiempo una de las entradas de obras para el túnel de este metro. Aunque las causas del hundimiento del pavimento anoche aún se investigaban, la principal hipótesis con la que trabajaban los técnicos del ayuntamiento era que una alcantarilla que atraviesa la calle quedó colapsada por las lluvias, provocando una bolsa de agua que generó el socavón.

Según informó el ayuntamiento, 12 adultos y dos niños fueron desalojados del edificio, situado en el distrito de Horta-Guinardó. Las familias fueron atendidas por el Centro de Emergencias y Urgencias Sociales del consistorio, que, en presencia de la regidora del distrito, Francina Vila, les facilitó el traslado a alojamientos provisionales.

La Guardia Urbana recibió un primer aviso a las 16.30 horas al alertar un vecino sobre la existencia de un pequeño socavón en la vía pública, que en un primer momento era de tan solo unos cuatro centímetros. La zona fue acordonada.