27 oct 2020

Ir a contenido

EL FOTÓGRAFO DE LOS GITANOS

La familia del payo Chac

BLANCA ESPACIO
BARCELONA

Jacques Léonard (1909-1995) se enamoró de una gitana de las barracas de Montjuïc. Se llamaba Rosario Amaya y era prima de la famosa Carmen Amaya. Se casó con ella, se instaló en Barcelona, se hizo fotógrafo, tuvieron dos hijos y él se convirtió en el payo Chac. Durante décadas -de los 50 a los 70- fotografió desde dentro a su familia, a la gran familia gitana del mundo. Un documental realizado por su nieto Yago -El payo Chac- y dos exposiciones rescatan su trabajo. La primera -Barcelona gitana- se inauguró el pasado mayo en el Arxiu Fotogràfic de Barcelona. La segunda acaba de abrir en el Instituto Francés. Ambas se pueden ver hasta el 14 de enero.

La muestra de Instituto Francés se titula Pélerinage gitan y está integrada por 35 fotografías que Léonard hizo entre 1962 y 1970 en Les Saintes Maries de la Mer, una población de la Camarga francesa donde cada año, a finales de mayo, miles de gitanos se encuentran para venerar las reliquias de Sara la Negra -Sara e Kali en lengua romaní- y las santas María Jacobé y María Salomé.

PEREGRINOS Y TURISTAS / Tradiciones medievales aparte, el hecho es que esta peregrinación convoca

-hoy, como hace 50 años- a miles de gitanos de toda Europa. Acampan en tiendas y caravanas agrupándose en clanes. Van a la iglesia, hacen ofrendas y plegarias, compran en las tiendas de la población, cantan, bailan, rezan, pasean las imágenes religiosas en procesión hasta el mar. Durante tres días son peregrinos y turistas. Como lo fue el payo Chac, que acudía a esos aplecs con amigos y parientes, compartiendo mesa y mantel, y retrató sus aspectos más cotidianos con la gracia y la pasión del que fotografía a su propia familia, a su gente.