Ir a contenido

MEJORA DEL TRANSPORTE PÚBLICO METROPOLITANO

FGC desempolva el plan de unir Espanya, Entença Macià y Gràcia

Recoder dice que la falta actual de dinero no impide planificar obras para el futuro

Los 3 km de túnel bajo el centro de BCN enlazarán las líneas del Llobregat y Vallès

RAMON COMORERA
BARCELONA

En plena sequía inversora y con recortes generalizados, aunque también a pocas semanas de unas reñidas elecciones generales, el conseller de Territori, Lluís Recoder, dio ayer una noticia con futuro. Antes de fin de año, desempolvará parte de uno de los grandes proyectos pendientes del plan de infraestructuras de la pasada década: la prolongación de la L-8

de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) desde la plaza de Espanya hasta la estación de Gràcia de la misma red. No hay fecha de obras ni presupuesto porque ahora, en el inicio del proceso, se trata de licitar por unos 600.000 euros el estudio informativo. Pero la intención es tener este documento en dos años y en otro más redactar el proyecto constructivo. Llegados así al 2015, una obra de tal envergadura «se podría hacer con el pacto fiscal», dijo un Recoder casi en precampaña.

El nuevo tramo de túnel de tres kilómetros bajo el centro de Barcelona trendrá cuatro estaciones. La primera será la de Espanya, a donde llegan ahora todos los trenes de las líneas de FGC del Baix Llobregat y del Anoia. La segunda la de Entença, que se convertirá en un intercambiador con la L-5 al lado de una cárcel Modelo que algun día dejará paso a las zonas verdes y los equipamientos. La tercera, Francesc Macià, final de las líneas del Trambaix y zona de gran centralidad pero sin ningún enlace ni de metro ni ferroviario. Y la cuarta, Gràcia, otro intercambiador en este caso con los superocupados trenes de las líneas de Sarrià, Tibidabo y Vallès del mismo operador.

RENTABILIDAD SOCIAL / Este nuevo tramo de la red subterránea de transporte tendrá una alta rentabilidad social, según explicó el director general de Mobilitat, Ricard Font, ya que eliminará los actuales cul de sac de la plaza de Espanya (donde acaban las líneas del Baix Llobregat de FGC) y de Francesc Macià (punto final también del Trambaix mientras no se deshoje la margarita de su unión con el Trambesòs en Glòries por algún lugar del Eixample, que no por la Diagonal, según CiU).

También potenciará el conjunto de la red convirtiendo en puntos de transbordo las estaciones de Entença y Gràcia. Igualmente enlazará de forma directa los dos ejes de líneas de FGC, el del Baix Llobregat y el del Vallès. La previsión es que este tramo de la L-8 transporte 60.000 personas en un día laborable.

La construcción del enlace será compleja ya que cruzará una zona urbana muy densa y consolidada. Se realizará con una tuneladora y serán necesarios sondeos y estudios geológicos completos para conocer con exactitud el subsuelo, explicó el responsable de infraestructuras de la conselleria, Xavier Flores.

AMPLIACIÓN EN MARCHA / Recoder remarcó que encargar el estudio informativo no implica «hacer de inmediato la obra» ya que es época de restricciones, pero no tener recursos ahora no impide preparar proyectos importantes para cuando «se pueda invertir de nuevo». El titular de Territori hizo este anuncio al visitar ayer los trabajos de ampliación de la angosta estación de Gràcia de FGC bajo la plaza de Gal·la Placídia. La reforma de accesos, vestíbulos (pasarán de 250 a 1.500 metros cuadrados) andenes y vías es de envergadura: cuesta 29,3 millones y acabará en el 2013. Las obras afectarán en agosto del 2012 al tráfico de trenes.