Ir a contenido

tiendas. NUEVA TENDENCIA URBANA

Un perfume casi a la carta

PATRICIA CASTÁN
BARCELONA

Hay quienes distinguen sin dudar el perfume que llevan todos sus compañeros de trabajo, en el metro o por la calle. Es el efecto de la globalización, que impone grandes marcas de moda para aromatizar con una misma esencia a marabuntas de compradores. Justo el efecto contrario es el que ahora persigue el perfumista Daniel Josier desde L'Atelier del Perfume, donde prescriben efluvios mucho más singulares para el que quiera hacer de su propio olor una tarjeta de presentación.

Josier tiene una larga carrera como alquimista de grandes firmas, pero quiso dar vía libre a su pasión creativa en formatos menos clónicos. Y lanzó su atelier (taller) desde las redes sociales, con tal gracia (y 7.500 seguidores en Facebook) que se atrevió hace unos meses a abrir su propia tienda en el Eixample.

En ella exhiben y despachan 18 fragancias femeninas -de 20 a 30 euros (100 mililitros)-, 11 masculinas, 6 para vaporización de ambientes, 8 tipos de velas perfumadas, 20 aceites esenciales y una línea de cosmética natural y ecológica. Sin contar, su propuesta estrella, que son los perfumes a la carta, con las notas que el cliente elige para desmarcarse, o bien para el nostálgico que quiere calcar un antiguo aroma que ya no se comercializa. En octubre lanzarán una colección de seis perfumes de autor «diferentes y extravagantes», anuncia su instigador.

La tienda, en blanco total, recrea un ambiente casi de laboratorio, donde uno va a oler, sentir y elegir a placer, con el producto dividido por familias olfativas. Por eso también montan cursos y catas. Su sede creativa está en Collbató, pero los concentrados de esencias los elaboran en Grasse (Francia), cuna de la perfumería, mientras que el producto final se produce y envasa en Catalunya.

El potencial de esta idea ha impulsado ya una franquicia en la calle de Marià Cubí, y otras en Gandía y Sabadell, a la que en breve se unirán varias en la zona de Tarragona, Santander, Segovia, Huesca y hasta Casablanca.