24 oct 2020

Ir a contenido

HASTA EL 27 DE AGOSTO

Rodalies se muestra satisfecha de la operación corte de vías en Sants

Más de tres millones de personas, una media de 150.000 usuarios al día, deberán utilizar transportes alternativos

Los convoyes no circulan entre la estación de Sants y L'Hospitalet de Llobregat, ni tampoco entre Sants y Bellvitge

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / Barcelona

Los responsables de Rodalies se han mostrado satisfechos del funcionamiento del operativo dispuesto para solventar el cubrimiento de las vías de Sants, que obliga a interrumpir el servicio entre las estaciones de Bellvitge y L'Hospitalet y a que más de 3,5 millones de viajeros deban utilizan transportes alternativos hasta el próximo 27 de agosto.

"El transbordo de trenes funciona a pleno rendimiento conforme al plan previsto. Estamos razonablemente satisfecho aunque obviamente hay que tomarlo con cautela ante la perspectiva de llegar al día 27", ha declarado Marc Garcia, coordinador de Rodalies.

"Hemos reposicionado unos 50 trenes entre Bellvitge y L'Hospitalet, y además el operativo de información, que en la práctica comenzó el 20 de julio, funciona", explica Miguel Ángel Remacha, director de Rodalies de Catalunya, quien ha añadido que los usuarios llegan "bastante informados" sobre sus opciones de transporte.

Los directivos han destacado la fluidez con que se han producido los cambios técnicos y señalan que el único incidente destacable es un retraso de 10 minutos en la línea de Mataró. 

45 minutos más de trayecto  

Decenas de informadores reciben a los usuarios en la estación de L'Hospitalet, donde finaliza el servicio, que se mantendrá interrumpido durante 24 días, debido a las obras de cobertura de las vías en Sants. Antes de validar el billete, los informadores preguntan a los usuarios su destino y les asesoran sobre cómo llegar.

Los trenes de cuatro líneas de Rodalies de Renfe y cuatro regionales que acceden a Barcelona desde el sur no pueden llegar a la estación de Sants desde este jueves por lo que los pasajeros deben apearse en Bellvitge y L'Hospitalet de Llobregat para hacer el resto del recorrido en autobús o metro.

Más de tres millones de personas, una media de 150.000 usuarios al día, se verán afectados por el corte y deberán utilizar transportes alternativos, según los datos facilitados por Renfe. En concreto, esta interrupción del tráfico ferroviario por el sur de la mayor estación de viajeros de Catalunya supone que los pasajeros de cercanías afectados empleen una media de 20 minutos más en sus desplazamientos, mientras que los usuarios de los trenes regionales verán incrementados sus movimientos en 45 minutos.

En autobús al aeropuerto

La línea R1, que conecta habitualmente Molins de Rei y Maçanet de la Selva a través de Mataró, termina en la estación de Francia, por lo que deja sin servicio las estaciones del centro de la capital y del Baix Llobregat.

Por su parte, en la bifurcación norte de la línea R2, los usuarios pueden hacer el recorrido de Maçanet hasta Sants, pasando por Granollers, aunque queda sin servicio ferroviario el tramo hasta el aeropuerto de Barcelona. Desde el jueves, 4 de agosto, y hasta el próximo 27, el aeropuerto de El Prat queda desprovisto de conexiones ferroviarias, aunque hay autobuses lanzadera desde Sants y desde El Prat, cada 15 minutos.

La bifurcación sur de la R2, que conecta habitualmente Sant Vicenç de Calders con la estación de Francia por Vilanova i la Geltrú, deja de entrar a Barcelona, por lo que Bellvitge se convierte en la terminal de la línea y obliga a circular con Ferrocarrils de la Generalitat para acceder a la capital catalana.

Tanto la R3 como la R4 inician y terminan su recorrido en Sants, en vez de L'Hospitalet, hecho que provoca que la conexión entre ambas estaciones deba hacerse por metro. Los trenes regionales de las líneas R13, R14, R15 y R16, que conectan Barcelona con las provincias de Lleida y Tarragona, tienen también como estación terminal L'Hospitalet, haciendo necesario el metro para llegar al centro de la ciudad.

Parada de largo recorrido en Cerdanyola Universitat

Las líneas de larga distancia, salvo el servicio del AVE, llegan a Barcelona dando rodeo por el Vallès y entrando por el norte de la ciudad, con lo que los trayectos duran 45 minutos más.

Además, en lugar de Barcelona, el tren Estrella que conecta Madrid con Portbou (Girona) y el Talgo que viene de Lorca (Murcia) paran en Cerdanyola Universitat, mientras que el Talgo que conecta Cartagena (Murcia) con Montpellier (Francia), en Granollers Centre. Desde estas estaciones del área metropolitana se conecta con la capital catalana mediante un servicio especial de autobús.

El AVE es el único tren que circule por el tramo cortado, ya que dispone de una vía especial y puede llegar y salir de la estación de Sants con normalidad. En el Plan Alternativo de Transportes (PAT) para hacer frente a este corte, se han invertido 6,4 millones de euros, cinco de ellos en comunicación, ya que se han incorporado 104 informadores en cada turno.