19 sep 2020

Ir a contenido

Proyecto aparcado

Norman Foster diseñó un río desde Glòries hasta el nudo de la Trinitat

 El británico Norman Foster es otro arquitecto gafado en Barcelona. El autor de la olímpica torre de comunicaciones de Collserola y frustrado padre del nuevo Camp Nou de Laporta presentó en febrero de 1993 un ambicioso plan que suponía la urbanización de 230 hectáreas entre Glòries y el nudo de la Trinitat, terrenos entonces de uso ferroviario e industrial. El plan incluía un río artificial de seis kilómetros de longitud que se abastecería de las aguas del Besòs y del Rec Comtal. Eran aquellos también tiempos de crisis, la que siguió a los Juegos, y el proyecto no vio la luz.

 Otro revés de Foster fue la aún non nata estación del AVE en la Sagrera. En 1995 el entonces alcalde Pasqual Maragall viajó a Londres para encargarle un proyecto que nunca llegó a cuajar.