OBRA FOTOGRÁFICA SOBRE SARRIÀ-SANT GERVASI

Testamento en Sarrià

El ayuntamiento edita un libro en el que exhibe el trabajo hecho en la zona alta en 25 años

«Un distrito más humano», resume Jaurrieta

Noche de luz 8 Una de las fotos del libro captada desde el Tibidabo.

Noche de luz 8 Una de las fotos del libro captada desde el Tibidabo. / ALBERT ARMENGOL

2
Se lee en minutos
CARLOS MÁRQUEZ DANIEL
BARCELONA

Los concejales socialistas de Sarrià-Sant Gervasi han escuchado la misma cantinela durante ocho mandatos. Que el distrito es el que más aporta y menos recibe, que solo hay escuelas privadas, que el transporte público es muy escaso, que los equipamientos están por debajo de la Diagonal, que ser una mina de votos conservadores les ha relegado a la cola de las prioridades municipales. Es probable que la zona alta padezca un cierto déficit fiscal a escala local. Pero también puede verse desde el prisma opuesto; coger la hemeroteca, repasar todo lo hecho, fotografiarlo, editar un libro, ponerle un texto descriptivo y dejar testimonio del legado que recibe CiU en su principal feudo. «Así les dejamos el distrito; y ahora veremos qué hacen ustedes con él», parece advertir el PSC con esta publicación póstuma.

Sara Jaurrieta, la aún concejala de Sarrià-Sant Gervasi, presentó el libro el lunes y fue la protagonista involuntaria del acto. Recibió un ramo de flores, le dedicaron un poema, un largo aplauso de tres minutos…, incluso firmó ejemplares a cuantos vecinos se acercaron a la mesa para darle un abrazo y desearle suerte en la oposición. En este ambiente de despedida,De sol a sol i + -así se llama este volumen de 231 páginas a todo color y tapa dura-, supo a testamento y orgullo político. Vestido de resumen de un día cualquiera en la vida de los cinco barrios del distrito desde el momento en que sale el sol -preciosa foto desde el campanario de la iglesia de Sant Vicenç- hasta que cae la noche, el libro recoge los proyectos urbanísticos, educativos, sanitarios, ecológicos, culturales, deportivos y de movilidad desarrollados en la falda de Collserola durante el último cuarto de siglo.

Ante tanto agasajo, Jaurriera correspondió compartiendo con el respetable todos los éxitos alcanzados en Sarrià-Sant Gervasi desde que en 1984 se instauró la división por distritos.«Todo esto se ha conseguido gracias al ayuntamiento, pero sobre todo gracias a vecinos como vosotros que siempre han luchado para que el distrito avanzara y fuera más humano»,señaló, antes de asegurar que en estos años ha aprendido y madurado mucho políticamente.

Lluís Reverter escuchaba con atención a la concejala. El secretario general de la Fundació La Caixa y edil socialista durante la transición habló de la etapa previa a la que ilustra el tomo. Recordó el«bullicio de los primeros 70, cuando nacían las asociaciones de vecinos y Barcelona vivía un momento muy especial».Hilvanó su discurso desde la veteranía, y acabó reclamando que la capital catalana no pierda«la vida de barrio que siempre ha tenido». «No nos equivoquemos, hay que seguir en esta línea»,regaló a los futuros gestores de la ciudad.

Noticias relacionadas

Ausencia de CiU

A pesar de ser todo un testamento de fe para el que venga, sorprendió que ningún edil de CiU acudiera a la presentación. Joan Puigdollers, concejal con muchos números de ser el próximoalcaldedel distrito, aseguró ayer que se enteró del acto el mismo lunes, que nadie les había invitado y que desconoce tanto«el contenido, como el objetivo o el gasto que ha supuesto la edición de este libro».Tiempo tendrá para repasarlo; de ahí partirá su futura administración de la zona alta.