entrevista con el director del museu marítim

Roger Marcet: «Las Drassanes serán la gran puerta cultural del Raval»

Roger Marcet: «Las Drassanes serán la gran puerta cultural del Raval»
2
Se lee en minutos
C. S.
BARCELONA

Roger Marcet, como historiador, aún no da crédito: una las urnas romanas descubiertas durante las obras de remodelación del Museu Marítim se encontrara solo a 40 centímetros del suelo que pisa día a día. «Es un milagro que haya llegado en buen estado».

-¿Cómo logró tanta inversión, esos 17 millones de euros, para adaptar al museo al siglo XXI?

-El Museu Marítim es un patrimonio importantísimo. Es una obra muy compleja sobre un edificio catalogado como monumento nacional. La remodelación es el fin de un largo proceso iniciado en 1985. La última fase comenzó el 2 de octubre del 2008, una de las fechas más importantes de mi vida porque el ayuntamiento y la Diputació aprobaron el proyecto. Las obras comenzaron en febrero del año pasado. En todo este tiempo no hemos cerrado el museo, aunque la exposición permanente no se puede visitar.

-¿Qué diferencia notará el público?

-Al entrar el visitante estará desorientado, no reconocerá el espacio. La sensación que tendrá es la de que se encuentra en uno de los grandes museos del tercer milenio. Marcará un antes y un después en la museografía. No es un cambio de mobiliario sino de concepto. El acceso será por las arcadas más cercanas a Colón de cara el mar. Es una conexión entre mar y tierra. Las Drassanes serán la gran puerta cultural del Raval.

-¿Cuáles son los principales cambios arquitectónicos?

-La entrada a las grandes naves no será por planta baja, sino por un altillo al que se accederá por una pasarela. Así, se podrá contemplar el edificio de las Drassanes desde una altura media. Lo primero que se verá es la gran galera, y una vez cruzado el puente se podrá ver la muralla medieval descubierta por los arqueólogos. De aquí se podrá acceder al Baluard, unos jardines que han estado cerrados al público. Una vez bajas, puedes entrar en la exposición.

-¿Qué quiere transmitir el museo?

-La relación antropológica entre el hombre y el mar. Explicar de qué manera el hombre ha logrado dominar al agua, un elemento que le es ajeno al no ser su hábitat natural. Y el hilo conductor será la Barcelona marítima a lo largo de su historia.

-El restaurante quiere ser un espacio gastronómico de referencia.

-La gastronomía está íntimamente ligada al mar. No hay nada mejor que disfrutar de una buena dorada o de una lubina tras sentir tantas sensaciones. Esta es nuestra filosofía.

Noticias relacionadas

-¿Cómo valora los hallazgos arqueológicos de la era romana?

-Ha sido una sorpresa. Esperábamos restos de armamento militar del siglo XVIII, cuando este edificio era una maestranza de artillería, pero no un espectacular mausoleo romano ni los pilares de un astillero del siglo XIV y las murallas medievales de las Drassanes. Este mausoleo es único en Barcelona. Hemos encontrado entierros que abarcan desde el siglo I al VI. Ahora estamos excavando uno nuevo. Todavía pueden haber más sorpresas.