24 oct 2020

Ir a contenido

LA ORDENANZA DE CIVISMO

Barcelona vetará el nudismo y el seminudismo a partir del 29 de mayo

La regulación sortea finalmente la semana de las elecciones municipales

La prohibición de ir desnudo o semidesnudo por las calles de Barcelona entrará en vigor el 29 de mayo, dos semanas después de que el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) haya publicado este jueves la nueva regulación, según ha informado el Ayuntamiento.

Cometerán infracciones leves y serán sancionados quienes sean detectados y se nieguen a vestirse tras un aviso de la Guardia Urbana: de 300 a 500 euros para los desnudos o "casi desnudos", y de 120 a 300 euros para los semidesnudos: solo en bañador o "con otra pieza de ropa similar".

No obstante, hay excepciones: el veto al seminudismo no se aplicará en el Passeig Marítim ni en las calles contiguas a la playa, y la zona nudista de la Duna, en la Mar Bella, queda ajena a esta norma. Además, en los casos que haya autorización expresa, como una posible concentración artística con gente desnuda, no se les aplicará la regulación, aprobada en forma de modificación de la ordenanza del civismo.

Reparto de 15.000 trípticos

El consistorio repartirá en las próximas dos semanas 15.000 trípticos para informar de las nuevas normas a vecinos y, sobre todo, a turistas, a quienes no es tan difícil verles pasear por calles céntricas sin camiseta. El ayuntamiento podrá aplicar en verano la regulación, para lo que ha necesitado celebrar un pleno extraordinario en periodo preelectoral cuyo tema estrella ha sido la aprobación definitiva de la modificación de la ordenanza del civismo.

Sin embargo, la imagen de ver a agentes de la Guardia Urbana advirtiendo de que no se puede ir corto de ropa y multando si se hace caso omiso no se producirá en plena semana de cierre de la campaña de las elecciones municipales del 22 de mayo.

Quejas ciudadanas

La tercera teniente de alcalde y responsable de Seguridad, Assumpta Escarp, había previsto que se aplicara el cambio de la normativa entre el 15 y el 20 de mayo, aprobada definitivamente en el pleno extraordinario del 29 de abril. La propuesta recibió el apoyo de PSC y CiU, la abstención del PP y el voto en contra de ICV-EUiA y ERC al considerarla innecesaria.

El ayuntamiento defiende la regulación en esta materia porque en los últimos años ha detectado que el nudismo se ha extendido en el centro, y han aumentado las quejas ciudadanas coincidiendo con la llegada de más turistas.