28 may 2020

Ir a contenido

último consejo plenario del mandato

Barcelona multará el nudismo a partir de la misma semana del 22-M

El pleno municipal aprobará hoy la modificación de la ordenanza de civismo

Las sanciones irán de los 120 a los 500 euros según la superficie de piel exhibida

XABIER BARRENA
BARCELONA

De las 208 semanas con las que cuenta, más o menos, un mandato, no será hasta la última, la previa al día de los elecciones, es decir, en plena campaña electoral, cuando entre en vigor la prohibición de andar desnudo o semidesnudo por las calles de Barcelona. El pleno de mañana, extraordinario y llamado escoba por cuanto uno de los cometidos será resolver aquellos asuntos que han quedado pendientes en estos cuatro años, aprobará mañana, con los votos del PSC y CiU, la pertinente modificación de la ordenanza, tras lo que el texto se enviará a la Generalitat para su publicación en el diario oficial, trámite que demorará en unos 15 día su entrada en vigor.

A los votos de socialistas y convergentes podrían sumarse los del PP, siempre que se elimine del texto la obligación de los agentes de la Guardia Urbana a avisar a los infractores antes de multarlos. Esquerra e ICV-EUiA votarán en contra.

La nueva oposición de los socios minoritarios pondrá un simbólico broche a un mandato caracterizado por los desencuentros entre PSC y los ecosocialistas en todo tipo de frentes menos el de las políticas sociales. Así, en estos cuatro años ha habidos discrepancias en urbanismo (recalificación del Miniestadi), proyectos de futuro (la candidatura para los Juegos Olímpicos del 2022) y sostenibilidad (la propuesta de retirar los coches de más de 10 años de antigüedad), entre otros campos.

Las sanciones para quienes se nieguen a vestirse tras la indicación policial oscilarán entre los 300 y 500 euros para quienes vayan desnudos o «casi desnudos», y los 120 y los 300 para los que paseen semidesnudos, es decir, sólo en bañador o «con otra pieza de ropa similar» y no se hallen en el paseo Marítim o calles aledañas a la playa.

CAMPAÑA INFORMATIVA / El ayuntamiento iniciará una campaña informativa mediante el reparto de trípticos. Además se mantiene la playa nudista de la Mar Bella. En casos especiales, por ejemplo una sesión fotográfica de masas desnudas a lo Stephen Tunick, el ayuntamiento deberá emitir una autorización expresa.

El ayuntamiento ha recibido 24 alegaciones, tres de los grupos --ICV-EUiA, ERC y PP--, seis de particulares y una decena de entidades de apoyo al nudismo, que han argumentado que el consistorio no puede regular y que atenta contra derechos como la libertad de expresión.

La tercera teniente de alcalde del gobierno, y portavoz, Assumpta Escarp, rechazó ayer de plano estas aseveraciones: «No regulamos en absoluto cómo se debe ir vestido, sino que, simplemente, decimos que no se puede ir desnudo», algo que, según ella, avala la Carta Municipal, la ley de bases de régimen local, sentencias judiciales y una resolución del Parlament.

EXTENSIÓN DEL FENÓMENO / Escarp admitió que en los últimos años han detectado que el nudismo «de fenómeno muy puntual se ha ido extendiendo», y han aumentado las quejas ciudadanas coincidiendo con el aumento de turistas, a la par que la policía local se movía con indefinición jurídica porque no había regulación expresa.

Hasta ahora se habían aplicado sanciones atendiéndose al artículo 10 de la ordenanza sobre el uso de las vías y los espacios públicos, que advierte de que no se puede ofender a nadie. Por la nueva regulación ya se han interesado municipios de la costa catalana, en especial los del entorno metropolitano.

El alcaldable de CiU, Xavier Trias, calificó de «alucinante» que la prohibición se deba aprobar en el último pleno cuando llevan ocho años discutiéndola, según él.