CAMBIO DE TENDENCIA EN EL BARCELONÈS NORD

«Yo sí me voy a Alemania»

Shahbaz Shabbir buscará trabajo en otros países europeos pero se niega a regresar a Pakistán

Shahbaz Shabbir, segundo por la izquierda, con sus amigos paquistanís en Badalona, ayer.

Shahbaz Shabbir, segundo por la izquierda, con sus amigos paquistanís en Badalona, ayer. / RICARD CUGAT

1
Se lee en minutos
D. P.
BADALONA

Al menos para él, España es un país perfecto. Y mientras habla, se corrige:«Bueno, casi perfecto».Y ese casi, ese adverbio oportuno, no tiene más que una explicación: la falta de trabajo. Shahbaz Shabbir, un joven paquistaní de 27 años, está comenzando a descubrir que buscar empleo no es tan sencillo como lo pintaban sus amigos en su país, esos que han viajado y que fanfarronean de lo bien que le ha ido en el exterior.«Llevo seis meses, pero no aguantaré mucho más. Mis padres me están mandando dinero para poder pagar mi habitación de 300 euros»,explica.

Shahbaz tiene un plan claro: si en dos o tres meses no encuentra un empleo, probará suerte en otro lugar.«Yo sí que me voy a Alemania. Hay paquistanís que lo están pasando mal pero no se atreven a irse porque están a punto de obtener los papeles. Yo no tengo nada que perder, quiero conseguir algún trabajo de comercial en una tienda o de camarero en un restaurante», explica el joven, que ni trabaja, ni juega a críquet, ni ve televisión porque no la entiende.

«Está todo el día sin hacer nada y eso es muy malo porque solo piensa, piensa y piensa»,explica Majid, uno de sus amigos que asiste con él a un curso de castellano.

La crisis no solo ha hecho que los paquistanís comiencen a plantearse otros destinos sino que el peso económico de la comunidad empieza a hacer agua. Lo sabe mejor que nadie Alí, el propietario de una gestoría y varias tiendas en la calle de Xile, epicentro paquistaní de Badalona.«Antes esta calle y las tiendas estaban llenas de gente. Ahora está todo vacío»,explica.

Noticias relacionadas

'Beautiful Spain'

Pero a pesar de la crisis, la falta de empleo y la añoranza de su familia, Shahbaz no piensa darse por vencido. Adora España porque es «beautiful». La playa, la ciudad, todo es «beautiful» y mucho mejor que en Pakistán. Y la belleza para Shahbaz no reside en Pedralbes ni el Eixample, ni siquiera en el Raval. Ante sus ojos, Sant Roc, ese barrio visto por muchos como el patio trasero y feo de Badalona, también resulta hermoso. ¿Regresar a Pakistán? No, gracias.