26 oct 2020

Ir a contenido

HOMICIDIO FRUSTRADO EN BARCELONA

Detenida una mujer que encargó asesinar a la esposa de su amante

La instigadora ofreció 2.400 € a un hombre para que matara a la víctima

El falso sicario, que era un agente de seguridad, denunció la oferta a los Mossos

ANTONIO BAQUERO
BARCELONA

«Se trata de matar a una mujer. No es nadie importante. Es una persona normal. Quisiera que pareciera un accidente o un robo». El correo electrónico no ofrecía dudas. Aquella mujer le pedía que asesinara a la esposa del hombre que era su amante. El destinatario del mensaje, un hombre que en internet se presentaba como un experto en seguridad al que la mujer tomó por un sicario, se acongojó ante aquel correo.

Con una copia impresa de ese mail, el hombre se dirigió el pasado 9 diciembre a una comisaría de los Mossos d'Esquadra y puso en su conocimiento que una mujer desconocida le había contactado y, tras varios mensajes, le había ofrecido 2.400 euros por matar a la esposa del compañero de trabajo con el que mantenía una relación extramatrimonial, según explicó el inspector Ramon Grasa, jefe del Área Territorial de Investigación de Barcelona.

LOCALIZAR A LA ESPOSA / Tras analizar el contenido de los mensajes y el testimonio del hombre, los Mossos se tomaron muy en serio el caso y se fijaron como prioridad proteger a la posible víctima. El problema es que desconocían quién era. De hecho, la instigadora del asesinato le había dicho al falso sicario: «Solo te diré quién es el día antes». El agente de seguridad privada también informó a los Mossos de que había que darse prisa pues en alguno de los mails la mujer le instaba a decidir si aceptaba o no el encargo, pues de no ser así buscaría a otro asesino a sueldo.

Ante esa situación, varios agentes se hicieron pasar por el falso sicario y, durante un mes, estuvieron intercambiando mensajes con la instigadora para intentar determinar quién era ella y quién su víctima. Argumentando la necesidad de conocer los hábitos de la mujer a la que debía asesinar para poder hacer correctamente el trabajo, los agentes que suplantaban al presunto matón lograron identificar a la víctima, a la que inmediatamente se puso, sin que ella lo supiera, una vigilancia las 24 horas del día, por el temor a que la instigadora encargara a otro sicario ese crimen.

JOVEN UNIVERSITARIA / La mujer propuso al falso sicario un encuentro en un centro comercial para efectuar el pago. Eso sí, insistió en que no hubiera contacto visual y le comentó que dejaría el dinero «en una papelera». Finalmente, la mujer fue detenida cuando se disponía a pagar 500 euros como anticipo del pago por el asesinato.

La detenida es una joven española de 28 años con titulación universitaria que quería como fuera acabar con la vida de la esposa de su amante y compañero de trabajo. Los Mossos han comprobado que este hombre desconocía por completo los planes homicidas de su amante.