02 dic 2020

Ir a contenido

ACCIÓN POLICIAL CONTRA EL DELITO ORGANIZADO

Detenido el capo de una red de niños mendigos rumanos

El joven acusado blanqueaba en bienes el dinero que obtenía de los menores

DAVID PLACER
BARCELONA

La Policía Nacional ha detenido al cabecilla de una red que explotaba a niños gitanos rumanos y los obligaba a mendigar en la calle. El hombre, de nacionalidad rumana, está acusado por las autoridades de su país de captar menores en las regiones de Ialomita y Calarasi y trasladarlos a España e Inglaterra para mendigar en las calles. El detenido, Alidon N., de 29 años y residente de Badalona, recogía el dinero de los niños y lo invertía en bienes muebles e inmuebles, según informó la policía.

La detención del delincuente, que tenía una orden internacional de búsqueda y captura, se produjo en la plaza de Fornells, en el barrio de Roquetes, el martes pasado. La tarde de ayer la policía tramitaba su trasladado al Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional. Se espera que sea extraditado en breve a Rumanía.

En la captura del detenido participaron los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial, coordinados por el Grupo de Localización de Fugitivos. Pero el equipo todavía no ha dado con los cómplices de Alidon. Las autoridades sospechan que el hombre también enviaba parte de sus ganancias a su familia, residente en Rumanía. Ahora se enfrenta a los delitos de tráfico de menores, blanqueo de capitales y asociación criminal, por los cuales puede cumplir hasta 20 años de cárcel.

OTRAS DETENCIONES // Los Mossos desmantelaron hace cuatro años una red de explotación infantil radicada en el barrio de Sant Roc, en Badalona, que enviaba a los menores a pedir dinero a lugares turísticos de Barcelona. La red, compuesta por tres matrimonios de gitanos rumanos, también había adiestrado a 11 menores para que robaran a los turistas mientras les pedían dinero. La sorpresa de muchos vecinos de Sant Roc fue que también fue detenido el presidente de la asociación de gitanos rumanos en Catalunya, Cercel Gheorghe, que ejercía de cabecilla de la red. Los padres, liderados por Gheorghe, enseñaban a sus hijos a robar y también les decían las respuestas que tenían que dar a la policía si eran detenidos. Los Mossos terminaron imputándoles 600 hurtos y robos en apenas dos años.

Tanto los mediadores sociales como la policía creen que las redes de explotación infantil son una excepción dentro de este colectivo. Sin embargo, algunos vecinos del barrio de Sant Roc aseguran que algunos miembros de estos clanes viven por encima de sus posibilidades. «No puedo entender cómo circulan por el barrio coches de lujo si viven de la mendicidad o de la recogida de chatarra», asegura el encargado de un conocido bar de Sant Roc.

FALSAS OENEGÉS // Los niños y jóvenes gitanos rumanos suelen pedir colaboraciones económicas para falsas oenegés en lugares turísticos como la Sagrada Família, el paseo de Gràcia y Montjuïc.