ACUERDO PARA INSTAURAR LOS NUEVOS PRECIOS DEL SERVICIO

El taxi aumenta la tarifa el 3,2% para capear la crisis

El sector plantea ahora la posibilidad de eliminar alguno de los suplementos

Taxis esperando su turno en la estación de Sants, el 6 de septiembre.

Taxis esperando su turno en la estación de Sants, el 6 de septiembre. / ARCHIVO / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / Barcelona

El taxi se dispone a descongelar sus tarifas. Después de casi dos años sin tocar los precios de la carrera, el sector ha acordado subirlos un 3,2% a la vista de varios factores de ineludible respuesta: la crisis galopante, el encarecimiento del carburante y el incremento del 2% del IVA.

La decisión fue aprobada ayer por el pleno de la Entidad Metropolitana del Transporte con los votos favorables de PSC, ICV-EUiA y ERC, y la abstención de CiU y PP, con lo que ahora será la comisión de precios de la Generalitat la que deberá ratificar la medida, que entrará en vigor el 17 de diciembre y que, una vez más, ha suscitado tensiones en el sector. Miguel Ángel Martín, gerente del Instituto Metropolitano del Taxi (IMT) dijo ayer que el aumento es «moderado y correcto» y lamentó que haya organizaciones que no quisieran participar en el diálogo «a pesar de que se invitó a todas las partes».

Luis Berbel, presidente del Sindicato del Taxi de Catalunya, argumentó el encarecimiento en la «necesidad de «recuperar la congelación del 2010» y calificó de «justa» la nueva tarifa, que solo repercutirá en el precio del kilometraje y en la hora de espera, no en la bajada de bandera. Josep Maria Goñi, secretario general de la Federación Catalana del Taxi, explicó que la subida «está bien y se adapta a las necesidades del colectivo», mientras que Carmen de Tienda, presidenta de la Asociación Empresarial del Taxi la calificó de «absolutamente razonable».

La voz más discordante fue la de José Maria Soto. El presidente del Grupo de Taxistas Independientes criticó con dureza al IMT porque, según su parecer, «no hubo ninguna negociación». «Se nos presentaron los precios sin posibilidad de decir nada ni aportar nada», censuró. Ante esta situación, Soto optó por presentar ante la comisión de precios sus propias tarifas, con un aumento del 5,16% respecto a este año.

Noticias relacionadas

EL DEBATE QUE VIENE / Resuelto el tema de la tarifa, se abre ahora un nuevo y prometedor frente: la posible eliminación de algunos suplementos. Aquí no hay unanimidad ni acuerdo y cada cual vuela en la dirección de su propio viento. Berbel se aprestó a hablar del tema de cara al año que viene y puso la mirada en el precio de más que los clientes pagan las noches del jueves al sábado. Goñi fue más allá y pidió eliminar los suplementos de la Fira de Barcelona y de la estación de Sants, pero sin tocar el de las maletas y el de entrada al aeropuerto. También, como Berbel, instó a liquidar el cargo nocturno y crear una tarifa especial para esos tres días. De Tienda, en cambio, apostó por erradicar de plano tanto este como el resto de suplementos.

Soto consideró que suprimir las tasas extraordinarias «facilitaría las cosas a los clientes y ayudaría a tener una tarifa mucho más limpia y clara», y apostó por distribuir lo que se perdería en suplementos dentro de la propia tarifa. Martín replicó que eso obligaría a un aumento «muy severo que quizás no sería muy bien visto por la ciudadanía».