27 sep 2020

Ir a contenido

VUELOS HACIA EL OTRO LADO DEL ATLÁNTICO

La aerolínea unirá Barcelona con Sao Paulo y Miami desde marzo

La compañía no descarta sumar nuevas rutas en el futuro

JOSEP M. BERENGUERAS
EL PRAT

Iberia vuelve al aeropuerto de El Prat y lo hace, además de con el hangar de mantenimiento, con la promesa de nuevos vuelos de largo radio, es decir, la clase de rutas que necesita la instalación para convertirse en un hub (nudo de interconexión aérea). El presidente de la aerolínea de bandera española, Antonio Vázquez, anunció ayer que la compañía conectará Barcelona con Sao Paulo (Brasil) y Miami (EEUU) a partir del 28 de marzo del 2011 tres veces por semana, en lo que representa su retorno a El Prat después del repliegue iniciado en el 2005.

«Apostamos por el hub de Barcelona con dos vuelos de largo radio. Este es el punto de partida, pero no el punto final», aseguró ayer Vázquez durante la inauguración del hangar. El presidente de la aerolínea señaló que no serán rutas solo de temporada estival, sino que están previstas «para primavera, verano, otoño e invierno». Los vuelos a Miami ya pueden comprarse, mientras que los de Sao Paulo están pendientes de asignación horaria.

100.000 PASAJEROS / Iberia espera transportar 100.000 pasajeros el próximo año entre ambas rutas, con una ocupación superior al 80% -permitirá la conexión con los pasajeros de su participada Vueling que aterricen en Barcelona-. «Hemos elegido estos dos destinos porque son dos puertas de acceso al Atlántico fundamentales», añadió Vázquez, quien aseguró que su empresa «asume riesgos con una inversión permanente en El Prat de 200 millones de euros».

Iberia tendrá un competidor local, Spanair, en una de las rutas: también a partir de marzo, Singapore Airlines conectará Singapur con Sao Paulo vía Barcelona, gracias a un acuerdo de código compartido con la aerolínea catalana.

Iberia decidió hace cinco años concentrar la mayoría de su actividad en el aeropuerto de Madrid-Barajas, por lo que fue eliminando poco a poco los vuelos que unían El Prat con el resto del mundo, dejando en manos de la firma de bajo coste Click Air (ahora fusionada con Vueling) casi la totalidad de las rutas. Actualmente, Iberia solo conservaba en Barcelona el puente aéreo.