10 años de lucha por un ESPACIO DE OCIO

Quejas por la apertura del local de Bailèn, 22

Vecinos del Eixample vinculan el negocio con la trama de Ciutat Vella

Puerta del Cabaret Berlín.

Puerta del Cabaret Berlín.

1
Se lee en minutos
MARINA MUÑOZ
BARCELONA

Los vecinos del Cabaret Berlín, antiguo Bailèn 22, claman contra la inminente reapertura de este local, tras estar cerrado durante ocho meses por tráfico de drogas en la época en que fue un burdel. Miembros de Eixample Sostenible, la agrupación de estos vecinos, explicaron a este diario que el local, además de las sanciones y cierres temporales que ha sufrido, tiene una orden de cese de la actividad desde el 9 de enero y les extraña mucho que no se haya ejecutado. Por ello, y porque llevan 10 años luchando contra este local de ocio nocturno, lo tildan de «infranqueable» e intentan relacionarlo con la trama de Heliodoro Lozano, exjefe de Servicios Técnicos de Ciutat Vella e imputado por corrupción, ya que la administradora de la propiedad es una sobrina suya.

Los vecinos, que denunciaron el caso en Catalunya Ràdio, aseguran que el Síndic de Greuges les ha informado, a partir de sus quejas, de que la Guardia Urbana tenía orden expresa de no hacer inspecciones en el recinto. También denuncian que «el local siempre ha estado en manos de un propietario, el señor Balcells, y que solo ha ido cambiando de gestor», situación totalmente ilegal, ya que no se puede alquilar la licencia a terceros. Si en noviembre el local reabre, los vecinos llamarán a la Guardia Urbana cada noche que haya ruido y acumularán denuncias, como explican que les ha recomendado el propio ayuntamiento.