ALARMA ENTRE LOS TURISTAS

El 30% de los japoneses en Barcelona sufren robos en el metro

El consulado nipón en la ciudad reparte folletos con consejos de seguridad

Intento de robo en la plaza del Mar de la Barceloneta, en abril.

Intento de robo en la plaza del Mar de la Barceloneta, en abril. / ARCHIVO / VICENS FORNER

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Los turistas japoneses, poco habituados a la delincuencia callejera en su país, han sido tradicionalmente conocidos por ser una presa fácil para los carteristas. Fácil y muy atractiva, ya que los visitantes nipones tienen habitualmente un alto poder adquisitivo. Una realidad de la que es consciente el Consulado General de Japón en Barcelona, que reparte folletos a sus conciudadanos con recomendaciones de seguridad y alertas sobre diversas zonas de la capital catalana. Aun así, uno de cada tres japoneses (el 30%) que ha visitado la ciudad en lo que va de año ha sido víctima de un robo en el metro, según datos de la cancillería nipona recogidos por Europa Press, lo que supone cuatro puntos más que durante el pasado año.

El folleto que distribuye el consulado a los turistas japoneses, que normalmente viajan en grupo, con prisas, y llevan consigo, aparte de mucho dinero en efectivo, aparatos electrónicos de última generación, advierte del aumento de robos de carteristas y por el método del tirón en transportes, hoteles y en zonas céntricas de la ciudad, sobre todo en la Rambla y la Sagrada Família. Incluso alerta de asaltos con estrangulamiento en Montjuïc, atacando a la víctima por detrás y cogiéndola por el cuello hasta dejarla inconsciente para robarle. Como norma básica, estos trípticos, que se encuentran en hoteles, comisarías y puntos de interés turístico, instan a desconfiar de los desconocidos y recomiendan no salir a la calle con bolso.

TAMBIÉN A LA ENTRADA DE LOS HOTELES / Aunque los principales robos a los turistas japoneses se producen en el metro, los puntos calientes donde los visitantes son víctimas de los ladrones son zonas muy concurridas, como el eje de la Rambla-plaza de Catalunya-paseo de Gràcia, donde los carteristas usan el metro para escapar fácilmente de la policía, según fuentes consulares. También lo son la Sagrada Família, el parque Güell, Montjuïc, las playas, bares y restaurantes, e incluso la entrada de los hoteles.

Noticias relacionadas

Por su parte, el consulado de EEUU ha reemplazado este año y hasta agosto 786 pasaportes, la mayoría de los cuales lo fueron por robos cometidos en la calle, principalmente en la Rambla, en el suburbano y en locales de ocio. Otras cancillerías consultadas por Europa Press también han constatado que han aumentado las asistencias a víctimas de los malhechores, lo que les ha llevado a colaborar con los Mossos.

La de Francia, por ejemplo, tramitó entre julio y agosto unas 1.000 denuncias complementarias a las realizadas en las comisarías. El consulado de Dinamarca emitió en verano 101 pasaportes provisionales, 20 más que en el 2009. Al consulado noruego, la policía le entregó en verano 200 objetos recuperados, la mayoría carteras. Por su parte, la embajada de Nueva Zelanda en Madrid ha constatado que se producen en Barcelona el 80% de robos a sus conciudadanos en España.