REPERCUSIONES POLÍTICAS DE LOS INCIDENTES

Hereu admite que Barcelona atrae a antisistema de toda Europa

El 35% de los 60 detenidos en los disturbios son extranjeros

Un piquete de jóvenes antisistema se enfrenta a varios agentes antidisturbios de los Mossos, el miércoles.

Un piquete de jóvenes antisistema se enfrenta a varios agentes antidisturbios de los Mossos, el miércoles. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

XAVIER BARRENA
PERPINYÀ / ENVIADO ESPECIAL

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, reconoció ayer en Perpinyà que la capital catalana resulta atractiva para antisistema de toda Europa que ven en Barcelona un territorio de «libertad». Prueba de ello es que, de los 60 detenidos, el 35% son extranjeros: italianos, venezolanos, rumanos, mexicanos, británicos y hasta un andorrano. «Pero que nadie se confunda -añadió el alcalde- lo que no permitiremos es el ataque al patrimonio de todos».

Acerca del desalojo de la exsede de Banesto, Hereu defendió el trabajo de los Mossos el miércoles por cuanto en el edificio se pertrecharon quienes alteraban el orden público. Al tiempo, el alcalde deslizó una crítica al poder judicial por no autorizar el domingo ese desalojo. «Si hubieran decidido antes que se podía desalojar, todo esto que nos habríamos ahorrado», sentenció.

Te puede interesar

TAMBIÉN TURA / Laconsellerade Justícia, Montserrat Tura, admitió en COM-Radio que Barcelona atrae a los antisistema y apeló a hacer una «reflexión en frío» sobre ello. «Si Barcelona es una ciudad atractiva para muchas cosas, también lo es para que alguien de otro país venga cuando es llamado por personas de comportamiento similar», dijo laconsellera. Tura destacó que en la actuación policial «no hubo tolerancia».

El presidente del grupo de CiU en el ayuntamiento, Xavier Trias, criticó que la firmeza que había mostrado Hereu al condenar los actos vandálicos «no se dé en todo el Gobierno municipal». La presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, aseguró que los altercados demuestran la «incompetencia» de Interior. El presidente del grupo municipal de ERC, Jordi Portabella, condenó los actos vandálicos y solicitó la convocatoria de la junta de seguridad local.