21 sep 2020

Ir a contenido

La línea de alta velocidad

La tuneladora del AVE se encuentra ya a dos calles de la Sagrada Família

Estará tres semanas parada y, si mantiene el ritmo de excavación, alcanzará el templo por la Mercè

La máquina llega al pozo de Mallorca-Padilla, donde será revisada a fondo para afrontar el tramo crítico

RAMON COMORERA
BARCELONA

La tuneladora que abre el tercer túnel ferroviario a través de Barcelona, el de ancho de vía europeo que utilizarán el AVE y trenes regionales de alta velocidad, está perforando el corazón de la capital sin que se note. Otra cosa son las importantes y molestas obras en la superficie de los seis grandes pozos de servicios de la galería que se construyen en todo el recorrido. La máquina inició el 26 de marzo su largo camino de 5,6 kilómetros desde la Sagrera a Sants por el subsuelo de Mallorca, Diagonal y Provença. Casi cinco meses después, el 20 de agosto ha llegado al pozo de mantenimiento de Mallorca-Padilla, a tan solo dos calles del templo de la Sagrada Família.

En estos 148 días ha excavado 1.300 metros a una velocidad media que, a partir de la Meridiana y después de la parada técnica realizada en el pozo de Mallorca-Trinxant, se ha situado en 14 metros diarios. El topo, al que se ha puesto el nombre de Barcino, ha perforado hasta ahora esta considerable distancia sin incidentes conocidos o, al menos, sin problemas perceptibles en la superficie. Y lo ha hecho a un ritmo el 40% superior al previsto inicialmente, cuando se estimó un avance medio diario de 10 metros.

CABEZAL Y ESCUDO / Los técnicos de la multinacional germana Herrenknecht autores y conductores de la máquina, así como los ingenieros del gestor de infraestructuras Adif y de la constructora Sacyr, ejecutora de los trabajos, estiman que la inspección a fondo que está a punto de empezar dure unas tres semanas. Se van a revisar el gran cabezal de 12 metros de diámetro que rompe el terreno y el cuerpo o escudo donde van los motores y dispositivos eléctricos que hacen girar al primero y que colocan las dovelas, las piezas prefabricadas de hormigón que tras cada avance van formando ya la pared del túnel.

Todo ello, así como el resto de mecanismos que completan los 100 metros de longitud de la máquina y sus 2.300 toneladas de peso debe quedar como nuevo para afrontar con las máximas garantías los siguientes quinientos metros, los más comprometidos porque en ellos se incluye la manzana del templo.

Si no surgen imprevistos, la tuneladora se podría poner de nuevo en marcha alrededor del 10 de septiembre. Contando con que mantenga la misma velocidad de crucero que hasta ahora, dos semanas después, es decir el 24 de septiembre día de la Mercè, debería plantarse en Mallorca-Marina, donde empieza el mismísimo recinto de la Sagrada Família.

Para poder trabajar en la revisión del cabezal desde la parte delantera del mismo, la máquina avanzará unos pocos metros en los próximos días, una vez concluyan los trabajos de solidificación del subsuelo con inyección de hormigón a alta presión que se realizan a toda prisa en el entorno del pozo. Se trata de la técnica del jet grouting que fue utilizada masivamente para combatir los socavones y el hundimiento del terreno que colapsaron a finales del 2007 las obras del túnel del AVE en Bellvitge antes de llegar a Sants.

La tuneladora perforará este gran bloque prefabricado de tierras, rocas y cemento hasta romper la pared del pozo y asomarse por ella. Una vez completada la revisión, el topo será arrastrado para cruzar el pozo, atravesar la pared opuesta y reanudar la perforación.

Los responsables de Adif insisten en que la tupida red de sensores de todo tipo desplegados bajo tierra,

en las calles y en las fachadas, incluidas las torres de la Sagrada Família, permiten controlar al milímetro cualquier movimiento. En las azoteas de la gran mayoría de los edificios de las esquinas de Mallorca, desde la Meridiana hasta la Diagonal, pueden observarse unas torretas que giran constantemente y lanzan sin cesar rayos láser a todos los reflectores de su entorno para medir millones de veces la distancia y transmitir los datos. Se han instalado ya 2.600 de los 7.000 puntos de control del plan de auscultación que dirigen expertos de la Escola d'Enginyers de Camins de la Universitat Politècnica de Catalunya y de varias consultoras.

PLAN DE AUSCULTACIÓN / Este amplio plan de auscultación y el fuerte control impuesto en la propia ejecución de una obra en la que las distintas administraciones, todas gobernadas por los socialistas, se juegan su credibilidad, es el que lleva a sus responsables a decir que es la infraestructura más vigilada de cuantas se construyen en el país. Después del primer kilómetro y cuarto de túnel, diversas fuentes técnicas destacan que las cosas van bien. Hasta ahora, añaden, porque los trabajos subterráneos son las más complejos de realizar.

En el siguiente pozo donde recalará el topo para otra revisión a fondo tras superar la Diagonal, el de Provença-Bruc, se está ahora en plena construcción de los muros subterráneos. La maquinaria pesada que se utiliza, la hidrofresa y sus instalaciones para procesar barro, agua y cemento, causan un notable impacto. En el último pozo de este tipo previsto, en Provença-Enric Granados, y en el de extracción de la máquina, en Provença-Entença, solo se hacen trabajos iniciales de desvío de servicios.