Escritor y narrador de cuentos

Inongo Vi-Makomé: «En África narrar un cuento es mejor que dar un consejo»

Inongo Vi-Makomé: «En África narrar un cuento es mejor que dar un consejo»

JOAN PUIG

2
Se lee en minutos
CRISTINA SAVALL
BARCELONA

Inongo Vi-Makomé pertenece a la etnia batanga de Lobé, un pueblo costero situado a las orillas del Atlántico, al sur de Camerún. El escritor lleva al Palau de Congressos de Girona fábulas africanas recopiladas por Nelson Mandela, justo hoy que la ONU celebra el Día mundial dedicado al líder surafricano, que fue encarcelado 27 años por luchar contra el apartheid.

-Es la figura de la liberación. Buscó su libertad y la de su pueblo.

-¿Qué simboliza Mandela?

-¿Qué valora de los cuentos?

-En África, este tipo de relatos nos van formando a lo largo de la vida. Los de Mandela hablan de ética. Están repletos de iconos y metáforas. La liebre y la tortuga representan la inteligencia y la paciencia. El cuentista no obliga a tomar un camino, lo insinúa. Narrar un cuento es mejor que dar un consejo.

-¿Qué cuento recuerda con cariño?

-El de una tortuga que hace trampas para ganar la carrera al viento. Cuando el viento llega a la meta, ella ya le está esperando, pero se trata de otra tortuga de igual tamaño que aguarda bajo tierra. Ante un temeroso tirano no puedes ir de frente, debes buscar otros medios y recurrir al trabajo de equipo para derrotarlo.

-¿Un emigrante sufre más la crisis?

-Es una etapa confusa. Europa ha tocado fondo, vive inmersa en su decadencia. Lo preocupante es el futuro de los que han nacido aquí. Son catalanes, quieren sentirse como tales pero los otros catalanes blancos y las circunstancias no les permiten adaptarse. No ven un porvenir.

-¿Qué solución propone?

-Evitar el fracaso escolar y la marginalidad, esa fue la raíz de los disturbios en los suburbios de París. Dar visibilidad a los inmigrantes negros. Ellos aportan su trabajo a una sociedad que no les valora. Ocupan los puestos que otros rechazan. Mientras no salgan de ese ámbito y entren en la rueda del consumo, no molestan. Los que han venido huyendo del hambre se conforman, pero no un niño que ha nacido y ha estudiado aquí.

Noticias relacionadas

-¿Hay racismo en Catalunya?

-Nunca me ha importado. No hay ningún racista que pueda transmitirme su conflicto. Es su problema, no el mío. Lucho y trabajo para crear un ambiente de oportunidades para nuestros hijos. Las próximas generaciones precisan de referentes para tener fe y dignidad para seguir. Muchos negros que viven en España se esconden de ellos mismos, sienten vergüenza. Les gustaría ser blancos y eso no es bueno. No protestan. El poder no se da, se conquista.