REFORMA EN LA MONTAÑA MÁS ALTA DEL MONTSENY

Defensa derribará la cabaña del observatorio del Turó de l'Home

La cima acogerá un centro meteorológico automático dotado con videovigilancia

1
Se lee en minutos
FEDE CEDÓ
FOGARS DE MONTCLÚS

El Turó de l’Home, una de las cimas más visitadas por los excursionistas catalanes en el macizo del Montseny, perderá la característica cabaña de observación meteorológica una vez que el Ministerio de Defensa ceda la propiedad del terreno a la Generalitat. Por su parte, el Servei Meteorològic de Catalunya (SMC) también descarta abrir un museo en la cima, tal como pretendían algunas entidades ecologistas del Vallès Oriental.

Si bien la cesión de la estación meteorológica del Turó de l’Home se gestó en la comisión bilateral Estado-Generalitat del 21 de julio del 2009, un trámite jurídico ha impedido que a principios del 2010 se firmara el cambio de titularidad. Defensa, propietario de la instalación desde que fuera requisada tras la guerra civil, no la tiene inscrita en el registro de la propiedad, lo que imposibilita el traspaso.

Una vez que el Gobierno acredite la propiedad del Turó de l’Home, lo cederá a la Generalitat sin ningún tipo de carga, por lo que derribará toda edificación dentro de los 2.365 m2 de la cesión, como ya hizo Defensa con la instalación militar que hasta el 2001 compartía con el Ejército de EEUU, a escasos metros del Turó. El convenio implica la desaparición de cualquier elemento no natural en la cima más alta del Montseny, de 1.712 metros.

Noticias relacionadas

El SMC considera «de gran importancia estratégica la estación del Montseny», admite su director, David Rodríguez, para poder mantener un seguimiento veraz de «datos históricos» cuya captación se interrumpió en el 2001. Para ello, se instalará una estación automática «como las 164 repartidas en todo el territorio». Para evitar acciones vandálicas, como ha sucedido con el saqueo de la antigua estación, Rodríguez anunció que se instalarán sistemas de videovigilancia.

SIN MUSEO / El SMC también descarta mantener la cabaña para reconvertirla en un museo, ya que «contrastaría con el centro museístico de la masía Mariona», una cesión de los herederos de Rafael Patxot a la Diputación, que recientemente se ha remodelado para acoger las oficinas del Parc Natural del Montseny y que incluye una casa museo con elementos de meteorología. El organismo provincial pretende la máxima protección para el Turó de l’Home, por lo que ha eliminado el estacionamiento a pie de observatorio, de forma que para llegar a la cima hay que caminar unos cinco kilómetros.