25 oct 2020

Ir a contenido

INICIATIVA DE RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Los vecinos reivindican su papel transformador de BCN y Madrid

Dos muestras simultáneas recogen las movilizaciones de los últimos 40 años

Las exposiciones glosan 100 logros en la capital catalana y 80 en la de España

HELENA LÓPEZ
BARCELONA

Una sugerente foto en blanco en negro de una pareja con look setentero sosteniendo una pancarta con un utópico Vecinos unidos jamás serán vencidos sirve para anunciar la exposición Barcelona-Madrid. 40 años de acción vecinal, que se inaugura casi simultáneamente en las dos capitales (mañana, en el Museu d’Història de Barcelona, y el lunes, en el Museo de la Ciudad de Madrid). Un recorrido por la lucha vecinal de ambas ciudades, desde la dictadura hasta los primeros años del siglo XXI.

Lejos de pretender ser un ejercicio nostálgico, Eva Fernández, la presidenta de la Federació d’Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB), organizadora de la muestra junto con la federación vecinal madrileña, cuenta que su objetivo es, además de recuperar una memoria histórica «con demasiada frecuencia ignorada», mostrar (o demostrar) que el movimiento vecinal construye ciudad y que es posible cambiar las cosas. «Perseguimos motivar a la ciudadanía a moverse. En un momento de desafección como el que vivimos, queremos enseñar que luchar vale la pena y que se consiguen cosas», resume Fernández.

Después de más de medio año escudriñando archivos de asociaciones de vecinos y particulares, el histórico dirigente vecinal Andrés Naya y el periodista Marc Andreu, comisarios de la sección local de la iniciativa, han seleccionado y marcado sobre un mapa de la ciudad «100 acciones vecinales que han cambiado Barcelona». Desde la campaña Salvem el Port Vell, que evitó el derribo de los antiguos Almacenes Generales del Comercio, actual sede del Museu d’Història de Catalunya; a la campaña Aquí hi ha gana, iniciativa vecinal del Casc Antic que destapó el problema de la marginación en la Ciutat Vella de la Barcelona preolímpica, y que fue calificada de «falsa, hipócrita e impulsada por CiU» por el exalcalde Pasqual Maragall. Orquestado por unos o por otros, lo cierto es que en 20 meses de campaña se recogieron 15 toneladas de alimentos y ocho millones de pesetas.

Además de la muestra, que en Barcelona se podrá ver en la capilla de Santa Àgata hasta el 1 de febrero, la iniciativa nace con la vocación de convertirse en una exposición permanente en la página web www.memoriaveinal.org, un archivo virtual de la lucha vecinal de ambas ciudades y en la que los usuarios podrán añadir a las 100 victorias de partida de Barcelona y a las 80 de Madrid, sus luchas particulares.

«EN POSITIVO» / A pesar de que desde la FAVB insisten en que se trata de una muestra «en positivo» –colaboran económicamente dos departamentos del ayuntamiento y la Generalitat–, la gran mayoría de las 100 acciones seleccionadas tienen un marcado tinte reivindicativo, que parte desde el origen mismo de la muestra. Esta nació, según cuenta la propia presidenta de la FAVB, «de la previsión de que la celebración institucional de los 30 años de los ayuntamientos democráticos se olvidaría del papel de los movimientos sociales».

Según cuenta Naya, en toda Barcelona solo hay una placa que recuerde la lucha vecinal por conseguir un equipamiento, y está precisamente la sala Baluard, donde se recuerda el empeño de un vecino para que los drogodependientes tuvieran un espacio. Los movimientos vecinales no se libran de la discrepancia y ahora son otros grupos de vecinos los que se movilizan en contra.

Para Naya y Andreu es imposible elegir entre las 100 luchas. Con el folleto de la exposición entre las manos –en el que se reproduce el mapa de la ciudad con los 100 acciones marcadas– no logran destacar una sobre el resto. «Todas tienen su historia detrás y representan mucho para el barrio que las protagonizó», cuenta Naya, quien, pese a no querer elegir, se lanza a hablar sobre alguna. «Un logro importante fue la recuperación de las playas», se aventura a destacar. Se refiere a la victoria 91 de la muestra, en cuya ficha –cada uno de los 100 puntos tienen su correspondiente ficha explicativa– se recoge la célebre afirmación de Manuel Vázquez Montalbán: «la socialización del mar es la única conquista real de izquierdas de esta ciudad».

Los vecinos del Poblenou organizaron una excursión a la Mar Bella para denunciar el absoluto abandono del litoral. «Fue un éxito. ¡Llenaron tres autocares!», recuerda el fotógrafo Pepe Encinas, autor de las fotografías de la movilización. Y la reivindicación no acabó con la excursión. Una vez en la playa de la Mar Bella –que en aquel momento, 1974, tenía aspecto de todo menos de playa– la reivindicación se escenificó en un concurso para ver quién encontraba el objeto más insólito entre las toneladas de basura.

Otras 99 historias como esta, hasta el 1 de febrero en la plaza del Rei.