protestas en el aniversario de la llegada del ferrocarril

Manresa pide acortar el viaje en tren a BCN a 55 minutos

Los convoyes a la capital catalana tardan casi lo mismo que hace 150 años

La estación de tren de Manresa, en 1925.

La estación de tren de Manresa, en 1925. / ARXIU JAUME PONS

2
Se lee en minutos
JOSEP SALLENT
MANRESA

Las campanas de la basílica de la Seu anunciaban el 3 de julio de 1859 la llegada a Manresa del primer tren procedente de Barcelona. Aquellas vagonetas de vapor tardaron 80 minutos en completar el recorrido entre ambas ciudades, sin ninguna parada intermedia. Hoy, el convoy más rápido de Cercanías de Renfe tarda 71 minutos en completar el mismo trayecto, pero los usuarios llevan tiempo reclamando soluciones para que se reduzca a solo 55.

Las campanas del siglo XIX se transformaron la semana pasada en un sonoro repique de cacerolas, empuñadas por un centenar de manresanos que celebraron ruidosamente el aniversario de la llegada del tren. ¿Cómo es posible que los actuales trenes eléctricos de Renfe tarden casi el mismo tiempo en realizar el recorrido de Barcelona a Manresa que el que empleaban las locomotoras de hace 150 años?, se preguntan los sufridos usuarios.

Los afectados intuyen dos motivos: el primero, el alto número de paradas intermedias que efectúan hoy los convoyes (los trenes semidirectos paran en 12 estaciones y el resto, en 17). El segundo, el denso tráfico metropolitano de la línea C-4, en la que confluyen diariamente, en una sola vía, 257 trenes. Ello supone que la velocidad media de un tren entre Barcelona y Manresa se reduzca a 56 kilómetros por hora, por debajo de otras líneas de Cercanías.

Noticias relacionadas

SOLUCIONES / La clave para acortar la duración actual del trayecto es el túnel de Montcada. La obra, prevista en el Plan de Infraestructuras de Cercanías 2008-2015, será un atajo que ahorrará dos kilómetros de vía y reducirá el trayecto entre seis y ocho minutos. Sin embargo, a principios del 2009, todos los partidos políticos y colegios profesionales de Manresa se unieron para reivindicar que la duración del viaje se reduzca a 55 minutos. Para ello, sería necesario, dijeron, el desdoblamiento de las vías en el área metropolitana –una actuación no concretada en el plan de infraestructuras–, para permitir el adelantamiento de trenes. Desde el Bages, también se piden más convoyes directos con paradas únicamente en Terrassa y en Sabadell. Y es que la otra línea de Barcelona a Manresa, la de los Ferrocarrils de la Generalitat, tarda aún más en realizar el trayecto: 89 minutos.

ENVIDIA DEL PASADO / «Sentimos una gran envidia de los manresanos de 1859», recoge el manifiesto de un grupo de usuarios de Renfe elaborado con motivo del 150º aniversario. «No sabemos exactamente como es que solamente 11 años después de que Catalunya viera el primer ferrocarril, Manresa ya dispusiera de una vía de tren que ponía sus mercancías y su gente a 80 minutos de Barcelona», añade el texto. De hecho, hace 150 años, los vecinos de Manresa tuvieron una plena conciencia del histórico evento y, según las crónicas de la época, una muchedumbre saludó la llegada del tren.