25 sep 2020

Ir a contenido

CONSOLIDACIÓN DE LA RED ELÉCTRICA DE LA CAPITAL

BCN se considera preparada para evitar un apagón como el del 2007

Un fallo similar cortaría ahora la luz solo dos horas y pasaría desapercibido

El ayuntamiento reconoce las mejoras, pero exige enlazar las subestaciones por ley

XABIER BARRENA
BARCELONA

Transcurridos casi 11 meses del superapagón del 23 de julio, el Ayuntamiento de Barcelona mostró ayer cierto alivio ante la mejora de las redes eléctricas de la ciudad. Si se repitiera un incidente como el de entonces, el desaguisado --según afirmó ayer el teniente de alcalde de Urbanismo, Ramon García-Bragado-- duraría apenas un par de horas e, incluso, podría pasar desapercibido para los usuarios. Sin embargo, García-Bragado evitó toda lectura triunfalista y reclamó que se siga invirtiendo en la red barcelonesa.

El gobierno municipal, pese a reconocer la buena voluntad de Endesa, encargada de las líneas de media y baja tensión --es decir, de distribución--, por mallar sus redes, exige que dicho mallado sea obligatorio por ley. Actualmente se encuentra en trámite parlamentario la ley de garantía y calidad del suministro eléctrico que exigirá que cualquier subestación esté conectada a un mínimo de otras dos instalaciones para que, en caso de que falle una --como ocurrió en julio-- pueda ser otra la que preste el servicio.

RED DE MEDIA TENSIÓN

Por ejemplo, en media tensión, desde el superapagón se han tendido 95 kilómetros de cable entre diferentes instalaciones eléctricas de la ciudad, todos ellos de 11 kV, excepto 2,2 kilómetros entre las subestaciones de Les Corts y de Urgell que son de 25 kV.

En la actualidad se encuentran en construcción tres nuevas subestaciones en Barcelona. La más adelantada --y que debe entrar en servicio este mismo año-- es la del Eixample, situada en el cruce de la Travessera de Gràcia y la calle de la Marina. Esta será totalmente subterránea y la calle se urbanizará como un jardín. Las otras dos son la de Facultats, en la Zona Universitaria, en el subsuelo de la calle de Menéndez y Pelayo, que entrará en servicio en el 2011, y la de Valldonzella, en Ciutat Vella, en la calle del mismo nombre, que debe empezar a funcionar en el 2013 --según la planificación del ministerio--, aunque Endesa cree que es necesario adelantar los plazos y estrenar la instalación dos años antes, en el 2011.

Además, se están ya adelantando los trámites para construir nuevas subestaciones: La de la Zona Franca, la de Baró de Viver (para alimentar el AVE en el tramo Barcelona-Figueres y la de la Sagrera, pensada para el metro.

RED DE ALTA TENSIÓN

En estos 11 meses también se ha mallado la red de alta tensión. Por ejemplo, entre las subestaciones de Vilanova --cerca de Arc de Triomf-- y Maragall. La situación de anormalidad, con todo, se mantiene. La subestación de Maragall, el icono del apagón por el incendio que la calcinó, mantiene en la calle el transformador provisional que recibe el cable de alta tensión provinente de Badalona.

Según el cuarto teniente de alcaldía, esta situación se subsanará en dos semanas, cuando Red Eléctrica Española (REE) conecte el cable directamente al transformador, algo que ya hizo en marzo con la conexión entre Maragall y Urgell.