Ir a contenido

Manuel de Borja-Villel abandona el Macba para dirigir el Reina Sofía

El historiador acepta ponerse al frente del museo de Madrid, que todavía "debe hallar su identidad"

Leopoldo Rodés, el director de la fundación barcelonesa, descontento con el procedimiento

ROSARIO FONTOVA / BARCELONA / ANTONIO GÓMEZ / MADRID

Manuel de Borja-Villel tomó "casi de forma visceral" el viernes por la noche la decisión de aceptar la dirección del Museo Reina Sofía de Madrid. Desde Granada, el aún director del Macba (Museu d'Art Contemporani de Barcelona) declaró a este diario que "aparte de los problemas coyunturales que pueda tener, la gran asignatura pendiente que tiene el Reina Sofía es encontrar su identidad". "Y ese ha sido mi trabajo, como antes lo fue en la Fundación Tàpies y ahora en el Macba", añadió.

Ayer por la mañana, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, le telefoneó para ofrecerle formalmente el cargo tras la entrevista que Borja-Villel mantuvo el viernes en Madrid con el comité de expertos que había seleccionado cuatro candidatos de entre los 29 que optaban al cargo. Los rumores interesados sobre su nombramiento circularon por Madrid aún antes de que el propio interesado hubiera decidido aceptar.

Borja-Villel estuvo durante toda la jornada de ayer dando explicaciones sobre su decisión a los miembros del patronato --donde están representadas las administraciones catalanas y la Fundación Macba-- y al equipo directivo del Macba. "Estoy tratando de organizar cómo llevo la transición en el Macba, para el que por supuesto aún trabajo, que tiene un equipo muy bueno y un programa nacido del consenso", explicó.

APOYO

Preguntado sobre la disparidad de modelos entre el museo de Barcelona y el de Madrid, dijo que "una cosa es un museo de arte contemporáneo y otra un museo nacional que además es centro de arte". "Son realidades distintas que requieren un proyecto de posición y escala distintos. Por eso lo que haré allí será distinto aunque con mi manera de hacer, porque uno no se levanta negro y se acuesta blanco", precisó. Borja-Villel indicó que el ministro de Cultura le aseguró que tendría todo el apoyo posible para dinamizar el Reina Sofía, sin director desde hace tres meses y en eterna crisis.

"He cumplido 50 años, llevo casi 10 en el Macba y una institución la tienes que dejar cuando está muy bien. Y además, decidí que si aceptaba podría ser importante para el Macba porque yo seguiré promoviendo la idea de trabajar en redes", concluyó, para justificar su decisión.

Leopoldo Rodés, presidente de la Fundación Macba, declaró que "Manolo ha actuado con extraordinaria libertad y no ha tenido ninguna interferencia", y le deseó "de todo corazón que pueda seguir haciéndolo en Madrid". Sin embargo, mostró su desacuerdo con el procedimiento empleado por el ministerio. "No me ha gustado la forma en que se ha precipitado todo, con fuertes e insistentes presiones al director. No me parece bien que para resolver un problema en un museo nos quiten al director", dijo. "Le deseo lo mejor porque entiendo que nadie se puede eternizar en un cargo", añadió.

EL PROCEDIMIENTO

El ministro de Cultura destacó ayer el sistema de elección a cargo de un comité de expertos presidido por José Jiménez, director general de Bellas Artes, e integrado por Bruno Corà, director del Museo de Arte de Lugano; Marta Gili, directora del Jeu de Paume de París; Simón Marchán Fiz, catedrático de estética de la UNED; Hans Ulrich Obrist, codirector de exposiciones de la Serpentine Gallery de Londres; Rosa Olivares, crítica de arte, y Alfred Pacquement, director del Musèe National d'Art Moderne del Centro Pompidou de París.

0 Comentarios
cargando