Ir a contenido

Varietés a La Cubana

Veteranas vedetes del Paral.lel barcelonés se emocionan con la función inaugural de 'Cómeme el coco, negro'

El grupo teatral reivindica las plumas y las lentejuelas

MARTA CERVERA / BARCELONA

El público puesto en pie despidió ayer la función inaugural de Cómeme el coco, negro en el cine Coliseum reconvertido en teatro. Caras conocidas del mundo del espectáculo como Abel Folk, Mercè Arànega y Lluís Soler y veteranas estrellas que antaño brillaron en el Paral.lel como Merche Mar --que llegó acompañada por Lidia Moreno, otra famosa de El Molino--, Lita Claver, alias La Maña, y Carmen de Lirio disfrutaron con la reposición de este entrañable espectáculo.

Las exvedetes recordaron los tiempos en los que ellas, como los actores de este Teatro Cubano de Revista que dirige Jordi Milán, recorrían España animando al público con sus plumas, lentejuelas, canciones y números picantes. Como el resto de los espectadores, entraron en el original juego de La Cubana, rieron con el desparpajo de sus intérpretes y disfrutaron viendo en escena no solo a las vedetes Mimi Lumière (Meritxell Duró) y Piluca Sotomayor (Meritxell Huertas), sino también a personajes menos deslumbrantes como las encargadas de sastrería.

"Ha sido como volver al pasado", decía a la salida Diomny, el cómico de El Molino, algo emocionado.  "En casa tengo una maleta azul como la que sacan", añadió degustando las porras y el chocolate caliente con que La Cubana agasajó a sus invitados en plena Gran Via, junto con arroz a la cubana y cava. Un menú tan sorprendente como el montaje.

Cómeme el coco, negro rinde homenaje a las compañías de teatro de variedades. La Cubana triunfó con él en el Mercat de les Flors en 1989 y ahora lo repone para celebrar con el público las bodas de plata de la compañía. "Me ha encantado. Son los mejores, unos profesionales", sentenció Merche Mar. Cerca de ella la actriz Rosa Novell y el periodista Jordi González destacaban el gran parecido entre la función de ayer y la de los 80.

Diferencias y similitudes

"Me acordaba de casi todo, es increíble", comentó el presentador. "Aunque las actrices y los actores son distintos, todo es muy parecido porque los personajes son los mismos", destacó Novell. "La principal diferencia es que lo recordaba más cutre. El vestuario no era tan bonito y las actrices estaban más fondonas, no tan estilizadas. Aun así, sigue siendo estupendo".

También al estreno de esta renovada versión asistieron actores históricos de La Cubana como Mercè Comes, Mont Plans y Anna Barrachina. Comprobaron in situ que, pese a los cambios, el espíritu de la obra sigue intacto.

Temas: La Cubana Teatro