Ir a contenido

La reforma de la plaza del Sol aspira a erradicar el 'botellón'

El barrio propone más zonas infantiles para desactivar las juergas nocturnas

Los comerciantes se oponen a que las terrazas deban cerrar por un largo periodo

DAVID PLACER / ALBERT OLLÉS / BARCELONA

Ssi la policía no puede controlar el botellón, lo hará una reforma urbanística. El distrito de Gràcia apela a la transformación de la plaza del Sol para combatir los ruidos nocturnos y las molestias vecinales que producen los jóvenes que se reúnen en la plaza para charlar, tomar cerveza y tocar la guitarra.

El control policial durante las noches y los fines de semana no ha logrado reducir esta práctica tan arraigada en la zona y, en especial, en la emblemática plaza del Sol. Por ello, las autoridades municipales han comenzado a reunirse con los propietarios de los bares y restaurantes con el objetivo de proponer alternativas de reforma.

El ayuntamiento ha colocado sobre la mesa dos opciones: una reforma parcial y otra total. "Somos partidarios de una actuación global en toda la plaza. El proyecto se incluirá en el Plan de Acción Municipal cuando logremos el consenso con los comerciantes", explicó Guillem Espriu, concejal de Gràcia.

La reforma completa implica la instalación de juegos infantiles, áreas verdes y un mobiliario urbano destinado a un uso familiar. Con esta medida el distrito también pretende atender una creciente demanda de las familias del barrio que exigen --según Espriu-- más espacios públicos para la distracción de los niños.

ELIMINAR LA MARQUESINA

La segunda posibilidad de reforma, la parcial, contempla la eliminación de la marquesina bajo la cual se reúnen grupos de jóvenes durante las noches y fines de semana y otras obras menores. La eliminación de esta estructura también se llevaría a cabo con la reforma total de la plaza.

Pero los comerciantes de este sector, principalmente encargados de bares y restaurantes, se oponen a que las obras les obliguen a cerrar sus terrazas, que representan --según advierten-- un altísimo porcentaje de sus ingresos. "No nos podemos permitir el lujo de cerrar las terrazas los meses de verano mientras duran las obras. También tememos que los trabajos se alarguen más de lo que nos digan en un principio. Es lo de siempre: las obras siempre se terminan alargando", razona Marta, encargada del bar Amir de Nit, de la plaza del Sol.

La remodelación total de la plaza, la opción que desea el distrito, podría ejecutarse en un año, lo cual obligaría a los restaurantes a pasar un verano y unas fiestas de Gràcia sin sus terrazas operativas. "Estaríamos a favor de una reforma completa si se garantiza que las obras solo durarán, por ejemplo, de octubre a marzo", opina Tony Maristany, propietario del café Sol de Nit. El distrito ha adelantado que propondrá en las próximas reuniones vecinales una transformación de la plaza por etapas, con lo cual no todas las terrazas de los locales deberán cerrar de forma simultánea.

SIN FECHA DEFINIDA

Las obras en la plaza del Sol no se ejecutarán de forma inmediata. Si se logra un acuerdo con los comerciantes, es posible que los trabajos pudieran comenzar a finales del próximo año. Los vecinos se han mostrado favorables a la remodelación.

El distrito cree que, además del problema del botellón, el espacio necesita una actuación urbanística, puesto que fue reformado en los inicios de la era democrática y necesita varias mejoras. No obstante, al encontrarse sobre un párking, el ayuntamiento tendrá dificultades para emprender acciones profundas en la plaza. El equipamiento subterráneo no puede ser modificado, con lo cual el distrito deberá actuar únicamente a la altura del suelo.

Temas: Botellón

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.