05 jun 2020

Ir a contenido

El centenario de la 'madre' de Pippi certifica la actualidad del personaje

Acaba de editarse el texto original de Astrid Lindgren, censurado en su día

El Teatreneu ofrece en BCN un montaje basado en los cuentos de la autora

GEMMA TRAMULLAS / BARCELONA

Astrid Anna Emilia Ericsson nació el 14 de noviembre de 1907 en la granja de Nas, en la provincia sueca de Smaland. En aquella época, los campesinos no tenían acceso a la literatura, pero con 6 años ella empezó a devorar cuentos que le prestaban. En 1944, un tropezón meteorológico --Astrid resbaló en la nieve-- la obligó a guardar cama y, durante la convalescencia, se dedicó a poner por escrito una historia que había inventado para su hija Karin. De ahí surgió el manuscrito de Pippi Langstrump. Coincidiendo con el centenario de la autora, la editorial Rabén & Sjögren ha rescatado el texto, que fue inicialmente rechazado por provocador.

Suecia se ha volcado en la celebración de su escritora más universal. Durante todo el año se han hecho reediciones de sus libros, conferencias, exposiciones y actividades especiales en el parque temático cercano a la granja de Nas --un espacio que reconstruye los escenarios y los personajes de las historias de Lindgren y que visitan 300.000 personas al año--. Pero en línea con la defensa de los derechos de la infancia que hizo siempre esta mujer, el acto más importante es la construcción de un centro para niños huérfanos en la República Centroafricana. En Barcelona, la compañía Lazzigags ofrece en el Teatreneu el espectáculo Pippi Langstrump y la senyora Lindgren, basado en varios cuentos de la escritora (solo hasta el día 25).

Una de las iniciativas más esperadas era la publicación del manuscrito original de Pippi Langstrump (que en español se tradujo como Pippa Mediaslargas, en 1962, y luego Pippi Calzaslargas). El texto que Astrid Lindgren escribió mientras guardaba cama estaba en la caja fuerte de un banco y fue su hija Karin, la misma que inspiró el cuento, la que dio permiso para su publicación. Consciente de lo irreverente del personaje de la niña de las trenzas para la época, a finales de 1944 Lindgren lo envió a la editorial Bonniers con una nota que terminaba así: "Espero que no informen a los servicios sociales...".

UN LIBRO PARA ADULTOS

"La autora revisó cerca del 40% del original --explica Ulla Lundqvist, que dirigió la edición facsímil titulada Ur-Pippi--. Cortó fragmentos que le parecían poco humorísticos o que no se adaptaban a la forma de pensar de los niños. También eliminó partes que eran muy irrespetuosas para los adultos o demasiado absurdas". La portada conserva la dedicatoria para Karin y un dibujo original de la autora. Ur-Pippi es el primer libro de ficción de Astrid Lindgren que no es para niños, sino para adultos.

Pippi, la niña de 9 años que vivía sola en Villekulla y que no obedecía a ningún adulto, fue finalmente publicada por Rabén & Sjögren y obtuvo un éxito inmediato... entre el público infantil. Los adultos nunca llegaron a conectar con el personaje y ahí está la maestría de Lindgren. Pippi era la más popular, pero no estaba sola. De la pluma de la escritora salieron también personajes como Miguel el travieso, Kati, Karslsson del tejado, Rasmus, Ronja la hija del bandolero, Los hermanos corazón de león y Los niños de Bullerbyn.

UNA TRADUCCIÓN EXÓTICA

Lindgren escribió 80 títulos, de los que se han vendido millones de ejemplares en 60 idiomas (en un museo de Estocolmo se exhibe una edición de Pippi en catalán en la vitrina de traducciones exóticas). En España se han publicado más de 20 títulos de la escritora, que está considerada la pionera de la literatura infantil moderna. Lindgren, que falleció a los 94 años, rompió una tradición literaria asfixiada por la doctrina y la moral y apostó por la imaginación y por los niños. Sobre la clave de su éxito escribió: "¿Queréis una receta? Tomad la de Schopenhauer: 'Hay que emplear palabras corrientes y decir cosas extraordinarias".