Ir a contenido

El puente resta visitantes a los cementerios

La menor afluencia no evitó atascos en Collserola y Montjuïc

DAVID PLACER / BARCELONA

El puente de Todos los Santos hizo que el número de visitas a los cementerios se redujera un 12,5% con respecto al año pasado. Cementiris de Barcelona ha calculado que unas 84.000 personas visitaron ayer los nueve camposantos de la ciudad, 12.000 menos que en el 2006, que cayó en miércoles.

Como previsión del puente, algunos ya habían adelantado la cita con el lugar donde yacen sus seres queridos. Cementiris de Barcelona, la empresa municipal que gestiona los camposantos, apuntó que los días previos al primero de noviembre se registró un aumento en la afluencia. Solo el pasado domingo se contabilizaron 20.000 personas.

Pero la disminución de visitas de ayer no evitó los tradicionales atascos en Collserola y Montjuïc, los más visitados. La Guardia Urbana desplegó un operativo de tránsito en los accesos a Montjuïc, donde los visitantes tuvieron que lidiar con colas de entre 5 y 15 minutos. En las calles del interior del camposanto, así como en Collserola, también se registró un tráfico pesado entre las 12 y las 14 horas, las más concurridas. En Montjuïc, los vigilantes privados de seguridad se dedicaron a coordinar la salida y entrada de coches para agilizar la circulación.

REFUERZO DE AUTOBUSES

Como en años anteriores, Transportes Metropolitanos de Barcelona, la empresa gestora de los autobuses, habilitó dos líneas especiales desde las plazas de Catalunya y de Espanya hacia las entradas de Montjuïc. Allí, otro bus hizo el recorrido por los pasillos del camposanto. Al mediodía, se mantenía una cola de unas 50 personas que esperaban los vehículos de regreso hasta la plaza de Catalunya. Las líneas 102, 103 y 104 hacia el cementerio de Collserola también fueron reforzadas.

Los pasillos de Montjuïc estaban ayer muy concurridos. Las mujeres sacaban el polvo de los cristales, pintaban los bordes del nicho y se quejaban de robos de floreros. Ángeles Estévez, fiel visitante del lugar desde hace 39 años, dijo que la afluencia de gente era mucho menor que en años anteriores. "Este pasillo siempre estaba lleno, casi no podías pasar. Ahora es otra cosa, la gente no se queda tanto tiempo", dijo.

Jordi Valmaña, gerente de Cementiris de Barcelona, señaló que el descenso en el número de visitantes fue muy pequeño. "Quizás sea notorio si nos remontamos 30 o 40 años atrás, pero no tenemos datos de estas fechas", asegura. Durante estos días y hasta el domingo, los camposantos de Barcelona estarán abiertos entre las 8.00 y las 18.00 horas, lo que supone una hora más de lo habitual. La concurrencia de estos días representa el 60% del total anual. El próximo año, el 1 de noviembre será sábado, con lo cual se espera una alta afluencia.

0 Comentarios
cargando